Publicado el

Atún con berenjenas

Esta receta que les dejo hoy por aquí es un auténtico tesoro. Llevaba años escuchado a mi amigo Pedro decir que se trastornaba cada vez que su madre cocinaba el atún con berenjenas y es tanta la afición que si sobraba, se rellenaba bocadillos. Para toda una aficionada a la cocina como la que suscribe, cada vez que lo escuchaba hablar del atún con berenjenas crecía mi curiosidad pero quizás esto pasaba en julio y no encontraba berenjenas firmes o pasaba en diciembre y no daba con un buen pedazo de atún.

Pero el otro día se alinearon los astros, encontré unos solomillos de atún (Unión Martín, exquisitos) y estaban en el estante de las verduras de casa unas berenjenas esperando por mí así que empecé de pesada a pedirle la receta a Pedro y fue tan escandalosamente generoso que ahora en mi hemeroteca del móvil tengo la receta manuscrita por Mari Cruz, su madre,   autora y artista de esta receta que les comparto. También me dejó su teléfono de contacto porque mi curiosidad siguió creciendo y no solo quería hacerla sino saber como llegó a mezclar los ingredientes que ahora les contaré para dar como resultado este exquisito guiso que de verdad, no dejen de hacerlo y de probarlo. Se acordarán de Mari Cruz y corearán conmigo después de probarlo, Bendita Mari Cruz.

Pues  ella me cuenta que un buen día de hace un buen montón de años escuchó a alguien por la radio relatar esta receta. No sabemos la procedencia de ese alguien y muy probablemente ese programa de radio a día de hoy ya ni se emita. Ella tenía un buen lomo de atún esperando por ella al igual que las berenjenas esperaban por mí y corrió rauda y veloz a por lápiz y papel, recogió la receta, la hizo y hoy gracias a Mari Cruz,  su familia,  a partir de ahora la mía y para todo el que anime cuando la lea, podemos disfrutar de un plato absolutamente sublime.

Gracias Mari Cruz por correr aquel día escaleras abajo desde la azotea, apuntar, cocinarlo y compartirlo. Saborearla fue un delicioso descubrimiento para todos en casa. La comimos y la probamos, al día siguiente repetimos y al tercer día llegó la mayor a casa y pidió repetir por tercera vez. Imposible porque ya no quedaba nada, se conformó pero ya me está pidiendo y no ha pasado ni una semana que vaya comprando atún que está deseando volver a almorzarla.

INGREDIENTES (Para unas 6 ó 7 personas)

  •  3 lomos de Atún fresco
  • 2 Berenjenas grandes
  • 2 Cebollas grandes
  • 400 ml de salsa de Tomate casera (no vale de bote)
  • Aceite de oliva
  • Harina
  • 2 dientes de ajo
  • Unas hojas de perejil
  • 2 galletas tipo María
  • SalMODO DE HACERLO

No se esperen hoy una receta mega rápida porque si quieren un buen guiso es inevitable que lleve su tiempo y su trabajito pero no es que merezca la pena sino merece la gloria el resultado.

Primero que nada cortaremos las berenjenas en rodajas con un grosor de medio centímetro y las pondremos en remojo con agua y sal para que vayan soltando el amargor.

Seguidamente salaremos el atún ligereamente y lo pasaremos solo por harina.

Pondremos una sartén al fuego con aceite de oliva suficiente para dorar todos los lomos de atún por ambos lados. No debemos de hacer el atún hasta que se dore, simplemente sellarlos para que al juntarlo con el resto del guiso no se nos deshaga así que cuando el aceite esté bien caliente, lo doramos 1 minuto por cada lado y listo. Reservamos sobre papel absorbente.

Ahora ya podremos empezar con las berenjenas. Las escurrimos del agua donde las teníamos, les volvemos a dar un enjuague y secamos bien con papel absorbente.

Una vez secas repetimos como la operación del atún. Pasamos las rodajas por harina y las vamos dorando por tantas. Reservamos también sobre papel absorbente.

Una vez las tengamos cogemos un caldero con buen fondo, cortaremos la cebolla en juliana y verteremos sobre el fondo del caldero un buen chorro de aceite de oliva. Lo pondremos a calentar y cuando esté listo doraremos la cebolla. Una vez dorada retiramos del calor pero mantendremos dentro del caldero.

Ahora ya solo nos queda el penúltimo paso, en una sartén cualquiera con un poco de aceite doraremos dos ajos enteros, no picados. Una vez hayan cogido color los pondremos en un mortero junto con las hojas de perejil y las dos galletas maría y machacaremos todo junto. Reservamos y mantenemos así porque lo usaremos al final.

Y empezaremos a montar el guiso con cuidado y cariño. Sobre el fondo donde tenemos las cebollas iremos colocando las berenjenas.

Ahora con el mismo cuidado colocaremos sobre las berenajenas los lomos de atún.

Verteremos ahora por encima de todo la salsa de tomate (casera, no se olviden, no es que no se pueda usar otra, pero entiendo que la casera da un sabor mucho más auténtico)

Y sobre todo el conjunto volcaremos el majado.

Encendemos de nuevo el fuego y lo mantendremos a potencia media/baja unos 10/15 minutos. Para mezclarlo basta con mover el caldero por las asas y darle meneitos, no hagan lo que yo hice que fue ir mezclando despacio con una cuchara de madera porque rompí algunos lomos de atún, el sabor no se vio afectado pero si la presentación porque lo ideal es servir las porciones en torre con la cebollita abajo, las berenjenas en medio, el atún coronado y todo regadito en la salsa de tomate.

A mi se mezcló algo más pero quedó exquisita igualmente. No será como la de Mari Cruz, me quedan unos muchos cuantos años de perfeccionamiento pero eso sí, como me entere un día que Pedro lleva a la playa bocadillo de atún con berenjenas allí que me plantaré aunque esté haciendo frío polar.

 

 

 

 

 

 

6 opiniones en “Atún con berenjenas”

Responder a Ángel Martín Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.