Publicado el

Sapere aude, atrévete a pensar

Creo que todos tenemos un recuerdo positivo de nuestros estudios de Historia y Filosofía en cuanto a la Ilustración se refiere. Recordamos frases que, a una edad adolescente, impactaban de tal forma que quedaban grabadas para siempre, al menos a mí me ocurría así. “El hombre es bueno por naturaleza”, “Todo conocimiento parte de un principio básico: la razón”, “Aquel conocimiento que no sea racional debe ser rechazado”. Y yo, tan inocente todavía, me lo creía todo. Lo empollaba y lo soltaba en los exámenes de una forma tan bien redactada, con los apuntes que yo misma elaboraba y con tal pasión, porque me gustaban mucho las dos asignaturas, que mis sobresalientes en ambas materias eran lo común, así como salir “ al encerado” como se decía en Asturias, a leer mis exámenes que los profesores ponían como ejemplo de excelencia.
Con el tiempo, he pensado mucho en esas clases, en lo que me hubiese gustado volver a ellas habiendo desarrollado mi pensamiento crítico. Habiendo leído más. Haber podido, no solo empollar. Haber podido dar mi opinión. Haber sido una ilustrada de verdad. Pero tan jóvenes, es casi imposible ser ilustrado. Y más, siendo una niña ‘educada y responsable’ no me hubiese sido fácil liberarme de “mi culpable incapacidad” para servirme de mi propia inteligencia sin la tutela de otro. Padres, profesores, autoridad. Y por más alto que la Ilustración, Kant y antes que él, Horacio en el s. I a. C., me gritasen ¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón!, era demasiado joven y puede que también perezosa y cobarde para emancipar mi libertad.

Y en estos días de elecciones, de críticas al CIS por su presunta manipulación de los resultados de las encuestas y que tanto enfadan a los ciudadanos porque les ha llevado a engaño, ¿a qué engaño? ¿Necesitan saber de verdad qué dicen los otros para tomar sus propias decisiones? Porque esto es lo que parece. Esto que tanto se aleja de lo que sí deberíamos conservar de ese pensamiento generado en el siglo XVIII, me hace gritar en silencio ¡Sapere aude! Silencio y grito que quedan en mi intimidad porque si otro precepto primordial estamos perdiendo de la Ilustración es, precisamente, la Libertad, por la que tanto lucharon los ilustrados.
“Si puedo pagar no me hace falta pensar: ya habrá otros que tomen a su cargo, en mi nombre, tan fastidiosa tarea” (Kant)

Aunque fueron muchos los legados que nos hizo la Ilustración, como la idea de diferencia y particularidad, la idea de una ciencia humana, la realidad es que casi trescientos años después, podemos comprobar que las mejores conquistas del pensamiento no son estables y permanentes. Al contrario, cíclicamente vuelven a ser amenazadas.

Rousseau, afirmaba que “el hombre es bueno por naturaleza”. Un siglo antes, Hobbes, habiendo tomado la frase de Plauto, nos dice que “Homo homini lupus”, “el hombre es un lobo para el hombre”. Y precisamente de hombres es de lo que quiero hablar. De un hombre en concreto. Un hombre cuya razón podía pasar por ilustrada, si adaptamos los principios de la misma a su propia interpretación. A la de Pedro Sánchez. Lo racional: mantenerse como sea en el poder. Espíritu crítico: mantiene una postura crítica ante ‘su irrealidad’. Búsqueda de la felicidad: prosperidad privada. Creencia en la bondad del hombre: tan bondadoso que puede incumplir todas sus promesas y siempre va a ser perdonado, a costa de solo unos escaños.

Nunca he hablado de un político. Tampoco de mi ideología. Ni de a qué partido voto. Y hoy tampoco voy a hacerlo. Como decía, solo voy a hablar de hombres.
Me pregunto qué pensarán sus votantes. Yo le preguntaría muchas cosas. ¿Por qué parece que lo único que hace es romper una y otra vez sus promesas, que su palabra carece de valor y que redirige su discurso hacia lo que sea que le permita mantenerse en el poder? Poder que se quiere asegurar definitivamente buscando ya su investidura sin prestar la menor atención a que esta dependa, (y luego se lo deba, porque hasta los menos preparados en el tema sabemos que en política nada es gratuito), de las abstenciones de ERC y Bildu. De Junqueras. De Otegi.

Le preguntaría si de verdad piensa que somos tan buenos por naturaleza o más bien, tan tontos por naturaleza, que nos creeremos sus falsas justificaciones para entender la negociación relámpago que le permite firmar un acuerdo en menos de cuarenta y ocho horas, cuando no pudo hacerlo en seis meses.
Ciento cuarenta millones de euros después y lo que se ha dado a llamar un próximo gobierno frankensteiniano, Sánchez podrá dormir bien. Su mejor somnífero, hacerlo en Moncloa.

“Tú, mi creador, quisieras destruirme, y lo llamarías triunfar. Recuérdalo, y dime, pues, ¿Por qué debo tener yo para con el hombre más piedad de la que él tiene para conmigo?” (Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley, 1818)

Publicado el

El Joker: cuando los chistes te hacen llorar

“No imagino que mi muerte me traiga más dolor que mi vida”. Esta frase aparece casi al comienzo de la película, manuscrita en la libreta que siempre acompañaba a Arthur. El equipo de producción hizo un buen trabajo teniendo para varias de las escenas en las que aparecía esta libreta, versiones de la misma en no imagino cuántos idiomas, pero muchos. Para mí esto no debería ser necesario, al contrario, quizá hasta me moleste un poco. Me hubiera conformado con la versión original con subtítulos de lo escrito, sobre todo, porque en esa versión original me hubiera creído que aquella era la letra de Arthur. La letra de El Joker.
Esa frase no me abandonó durante las dos horas de película. Dos horas en las que casi contuve la respiración todo el tiempo. Reseñar películas no es fácil. Hacer una buena crítica, tampoco. Otra cosa es dar tu opinión (sin spoilers), que es lo que yo hago. Eso puede ser mas fácil, sobre todo porque soy muy selectiva con las películas que voy a ver al cine y no me suelo decepcionar. Esta, no me ha decepcionado. Quizá lo correcto sea decir que Joaquín Phoenix no me ha decepcionado, porque como he leído en otras críticas como un aspecto negativo, la película reposa sobre sus hombros y yo me pregunto qué problema existiría si fuese así. Es cierto que para el cine, para el buen cine, tiene que haber cierto equilibrio entre todos los aspectos y que aquí la fuerza en la interpretación de Joaquín Phoenix, puede que incline más la balanza a su favor pero, ¿no podríamos decir lo mismo de Un tranvía llamado deseo? Sin duda, la película no hubiese sido lo mismo sin Marlon Brando y El Joker tampoco sin Joaquín Phoenix, un Óscar indiscutible.
Continuar leyendo “El Joker: cuando los chistes te hacen llorar”

Publicado el

Inquirere. Lo políticamente correcto.

Hace algunas semanas, puede que más, me levanté con la incómoda sensación de estar navegando contra corriente. La sensación en sí no era lo que me producía malestar, porque nunca me ha importado ni decir lo que pienso aunque no guste, ni pensar diferente a la mayoría. Lo que me producía esa incomodidad era el preguntarme, y así lo hice, si merecía la pena verter esa forma de pensar, mi forma de pensar, en redes y en mi blog. Si de alguna forma yo me estaba creyendo en posesión de una verdad que esgrimía a modo de lecciones y si tenía realmente algo que decir. Y, sobre todo, si a alguien le importaba. Recuerdo que al plantearlo, cómo no, en mi muro de facebook, María Suárez dijo algo así como “quizás a mí me guste”. También María José Vidal. Y me hicieron dudar. Pero, a pesar de ello, decidí callar. No por miedo, no por las represalias que de alguna forma, sutilmente, ya he empezado a sentir, sino porque estaba realmente cansada de mi hartazgo.
Pero, todos los días, sigo en silencio el rugido, a veces bramido, otras despropósito, otras ridiculez, a veces inteligencia, de las redes. La prensa. Las noticias. Pero, sobre todo, a algunos “compañeros” que siguen navegando contra corriente y hoy, por ejemplo, la sensación que me ha invadido es la de que les he abandonado. Yo sé que me dirían que no y hasta se reirán de mi ocurrencia. Pero de verdad, no saben cómo les admiro. Cada vez les insultan más. Continuar leyendo “Inquirere. Lo políticamente correcto.”