Publicado el

Que veinte años…es un montón

 

Dice la canción que veinte años no es nada pero en esta ocasión voy a enmendar  la plana.

Mañana empezamos en la Finca El Cerezo el Encuentro Intercultural de Mujeres. Veinte años consecutivos encontrándonos para reflexionar, debatir, compartir, crear conciencia feminista. Y todo ello en un ambiente de sororidad, alegría y libertad.

La imagen puede contener: 9 personas, incluido Nieves Ramos, personas sonriendo, texto

Programa Encuentro Intercultural 2019

Son muchas las mujeres que han pasado durante este tiempo por la finca y han podido compartir la evolución de un proyecto que se ha ido construyendo con tesón, ganas y mucho, mucho trabajo no exento de dificultades y juicios.

Pero ahí está, una asociación, el Cerezo que ha ido situándose en el seno de la Economía Social y Solidaria, pensando en quienes tienen más dificultades en situarse en la vida por miles de razones. En estos momentos, tenemos un Centro de Día de menores de inserción que brega para que los chicos y chicas que no han encontrado su sitio en el mundo educativo reglado, encuentren una salida profesional. Está subvencionado por la Generalitat Valenciana y estamos reivindicando que vuelva a ser un recurso concertado.

El encuentro también ha sido testigo de cómo hemos conseguido diseñar un instrumento de inserción por lo económico que son las empresas de inserción. En el Cerezo se constituyó la Asociación Valenciana de Empresas de Inserción (AVEI)  gracias a la cual conseguimos la ley Valenciana,  la orden de ayudas que ha ido mejorando con el tiempo, hasta situarla entre las mejores del Estado. Desde aquí también hemos contribuido a la construcción de la red Estatal y Europea, al tiempo que aportamos nuestro grano de arena en la puesta en marcha de la Banca Ética Fiare.

Paralelamente a esto, los espacios físicos han ido cambiando. Hemos ido celebrando el Encuentro en lugares distintos, empezamos en un salón, seguíamos en la cocina, pasamos por montar una carpa y hasta empapelamos una sala cuando estábamos realizando las obras. Pero ahí hemos estado, año tras año porque consideramos que el feminismo se va construyendo también desde la Economía Social. Que es muy difícil conseguir la igualdad real si no tenemos independencia económica, que el feminismo nos sirve para generar espacios donde las mujeres podemos desarrollar nuevas actividades económicas, y que podemos conciliar la vida en todos sus ámbitos.

En este encuentro trataremos el tema de la violencia patriarcal desde el análisis feminista. Con el cartel de lujo característico de estos encuentros: Rosa Cobo, Luisa Posada, Carmen Castro, Lydia Delicado, Fatou Secka, Sara Vicente, Remei Sipi, Marinete Ana Bello. Y también música, buen rollo, espacio de acogida, buena comida, risas porque tenemos mucha, mucha faena para conseguir vencer a este patriarcado tan instalado y que está dando los últimos coletazos.

http://www.el cerezo.org

Publicado el

Nos hemos mostrado y hemos gustado

 

Conseguimos el propósito. Las empresas de inserción de la Comunidad Valenciana teníamos una cita en Las Naves, un magnífico espacio de innovación situado en una antigua fábrica.

Esta vez no íbamos solas, nos acompañaba en la organización Labora, el organismo de la Generalitat Valenciana que tiene las competencias en la calificación de las empresas de inserción y la orden de ayuda. Y se nota, la verdad. No es lo mismo ir de la mano de una entidad con capacidad de convocar y llegar a los medios que comérselo  sola. Pero sobre todo, es un placer saber que están por la labor, que disfrutan con lo que estamos haciendo, que creen en este instrumento de inserción por lo económico que son las empresas de inserción. Susurraba a los oídos de mis compas esa canción de Sole Giménez: ¡Ay, cuánto hemos cambiado! ¡Y cuánto nos ha costado¿ Quizás por eso sabe tan bien estos resultados

                                           

Lo digo a veces de broma, pero lo creo seriamente. Cuando se conoce el objetivo y las realizaciones de las empresas de inserción se les valora y se las quiere. En esta ocasión esta máxima también se ha cumplido. Por eso, era  tan importante esta muestra, porque seguimos sumando voluntades, amistades y eso tanto desde las distintas instituciones, Generalitat Valenciana, Ayto, Sindicatos,  como de la ciudadanía en general

Compartir un momento de escenario con Rocío Briones, directora de Labora e Isabel Lozano, concejala de inclusión e igualdad del Ayto de Valencia es la escenificación de ese reconocimiento institucional pero sobre todo, es la muestra de un trabajo realizado, a lo largo de años, para conseguir una orden de ayudas potente y ser la primera Comunidad en mostrar que la regla de mínimis no tiene sentido en nuestro sector.  También poder colocar ciento cincuenta contenedores en la ciudad de Valencia, de lo que tanto sabe Sento Puchades y Consol Castillo.  La participación de todo el equipo de Labora  a lo largo de la Jornada mostraba que la implicación de este institución iba más allá de colocar su logo en el programa. Era también su acto. Y esto ha marcado una diferencia fundamental de la relación entre AVEI y Labora.

                                       

Pero esas novedades se sumaron a la gente de siempre. Al equipo multidisciplinar de la Universidad de Valencia dirigido por Fernando Marhuenda.  Davinia y Mª José mostraron esa larga colaboración para elaborar el Manual de Acompañamiento a la Inserción, fundamental en esa doble vertiente mercantil y social que tienen las empresas de inserción y que tan bien mostraron Xaro Castelló y Cristhina Monteiro.

                                                                                                    

¿Y qué decir de nuestro equipo de letradas de cabecera? Teresa Morán, Vanesa Felip, Pilar Alguacil. Son el prototipo de mujeres bandera, listas, preparadas, guapas pero sobre todo buena gente que ríen, gozan proponiendo cosas chulas y lo mismo hacen un contrato reservado en un click que nos explican con una sonrisa cómo mejorar nuestros impuestos. Y rompen todas las etiquetas cuando se convierten en modelos de unas prendas, únicas, bonitas e innovadoras diseñadas y cosidas por el Máster de la Escuela Superior de Diseño de Valencia, en la que también participa nuestra Ingue. Algo que ninguna firma tendrá en su escaparate.

Los patios de Las Naves se llenaron de color con nuestras paraetas, las empresas de inserción: Reciplana recuperacions, Integrás-tú, que además nos alimentó super bien, El Rastrell, Arropa, Insertadix del Mediterráneo y Koopera Mediterránea que mostraron sus actividades económicas, entre ellas todo el ciclo de la ropa que realizamos, pero también de música con la Banda del lobo que nos hizo bailar nada más empezar la mañana. Nuestro compañero Rubén los embaucó en unas horas raras para un grupo de música pop rock pero allí estaban, haciéndonos mover las energías de un día que lleno de música, abrazos, colorido, charlas, buen rollo nos permitió posicionarnos para desarrollar los objetivos del desarrollo sostenible.

Emili Altur, Juan Ángel Poyatos y Ángeles Fernández abrieron la boca para implicarnos en el trabajo decente, nuestra lucha permanente, junto a la igualdad que también está en nuestro ADN como mostramos en el taller de Lidia Perales al que nos acompañó otra de las mujeres que nos quiere Isabel García, mi amiga canaria defensora como yo de la igualdad y del gofio para conseguirlo.

                                    

Pocas veces sales de un evento, como cuando pares dispuesta a organizar el siguiente, aunque se olvide pronto. NO así en esta ocasión que ya empezamos a pergeñar la siguiente Muestra de Empresas de Inserción en la Comunidad Valenciana.

https://www.facebook.com/LasNavesCCC/videos/726301214507685/?t=47

https://l.facebook.com/l.php?u=https%3A%2F%2Fapuntmedia.es%2Fva%2Fnoticies%2Fsocietat%2Fvideo-les-empreses-dinsercio-una-oportunitat-per-a-les-dones-en-risc-dexclusio%3Ffbclid%3DIwAR1CiMmk7cpM5ACjM9faVWjG-cVxGw4QZMhCXtwAEDdPu-bRs3zEeUCYaR0&h=AT27HDBFTfNsXzzhGBe2TP2dzWdSNl8ZhfqSRDf37W

Publicado el

Europa no es una María

 

Seguimos en campaña electoral. Hay quien está utilizando el término de “segunda vuelta” como si de una competición de tratara. Y tiene toda la pinta de que así va a hacer.

El panorama político de este país se va a completar este próximo domingo cuando volvamos de nuevo a llenar las urnas. Al menos eso sería lo deseable, acudir a nuestras mesas electorales en masa, como hicimos en las elecciones generales para cumplir con nuestra responsabilidad de ciudadanía. La democracia no se mide solo metiendo una papeleta en el día x pero esa es una manera necesaria de hablar, de manifestar hacia dónde queremos que vayan nuestra clase gobernante.

El partido que nos jugamos el próximo domingo tiene distintas estrategias: a nivel municipal, autonómico y europeo.

Está claro que la movilización cuando se trata de elegir al alcalde o alcaldesa del municipio está garantizada. Son muchos los compromisos, las llamadas, las invitaciones para elegir a las personas que van a ostentar las responsabilidades municipales. De hecho, es la administración más cercana a la ciudadanía. Es a ella a la que nos dirigimos para resolver los problemas de toda índole, incluso cuando no son de su competencia. También los gobiernos insulares o autonómicos forman parte de nuestro horizonte cercano. No nos cuesta reconocer a quienes están en los Cabildos, Diputaciones, Gobiernos Autonómicos. Otra cosa bien distinta es hablar de Europa. Eso que parece estar allá lejos, donde se hablan idiomas diferentes, y no me refiero solamente al lingüístico, sino al de la comprensión de los temas.

Sin embargo, en estas elecciones coger un sobre con la misma conciencia que cogemos para votar a nuestra alcaldesa o alcalde es de vital importancia.

Europa vive sus momentos más convulsos, el sistema neoliberal que va creciendo de manera imparable, ha puesto sus ojos aquí. Es el Continente más estable, el que supo levantarse después de la guerra tan brutal que vivió en su seno, el que a pesar de sus diferencias ha sabido llegar a acuerdos, el que ha trabajado por un estado del bienestar bastante generalizado, aunque todavía existan enormes desigualdades.

Por eso está en el ojo del huracán. Los grandes intereses no quieren un continente con relativos niveles de bienestar. Quieren imponer un sistema donde unos pocos lo tengan todo y la mayoría forme parte de esa plebe empobrecida y agradecida de las migajas, estableciendo un sistema de media esclavitud, eso si, con tintes de modernidad.

El cuestionamiento a Europa viene también acompañado por el odio al diferente, al inmigrante, a ese que ponemos a los pies de los caballos cuando explotamos sus recursos para vivir bien en el mundo occidental o echamos de sus casas con los conflictos bélicos que tantos dividendos proporciona. Sin embargo, se pongan como se pongan, la interculturalidad, los flujos migratorios son ya inevitables. Tendremos sociedades abiertas, coloristas, y es nuestra responsabilidad construir la convivencia entre todas las personas, con sus colores, culturas, realidades.

Además en un continente como el nuestro con los niveles demográficos tan bajos será la gente de otras culturas las que posibilitaran el futuro. Por eso, debemos parar con nuestros votos a todos esos partidos que vienen poniendo en cuestión a la Europa de los pueblos, de la convivencia, de la estabilidad y del bienestar. Pero de la que quieren vivir. La señora Le Pen lleva viviendo de su salario europeo décadas, en algunos casos cometiendo infracciones por las que ha tenido que dar cuentas. La coherencia no es una de las características de estos nuevos partidos políticos que sin creer en Europa se presentan a sus instituciones para vivir de ella.

Por eso, este domingo, al mismo tiempo que miramos y reflexionamos sobre los programas electorales de los partidos políticos y echamos un vistazo a la vida profesional de quienes componen las listas electorales, no nos olvidemos de hacerlo también con las listas europeas. Hoy más que nunca, la segunda vuelta se juega también en territorio Champions, Europa no es una María, es el futuro estable para la gran mayoría.