Publicado el

Calamares en salsa

Esta receta no se caracteriza por ser atractiva y no es de esas recetas que provoca un pronto como el de rápidamente tengo que ir al super, a comprar los ingredientes para hacerlo sin demora. No, esta receta no provoca tal impulso pero es que los impulsos no siempre traen buenas consecuencias porque ya solo con el olor, estos calamares serán capaces de resucitar a un muerto. Guiso tradicional, suave y agradable. Indispensable para mí, según me enseñaron, que el calamar sea sahariano. Lo demás como casi todo y casi siempre en la cocina, cariño y paciencia. Continuar leyendo “Calamares en salsa”

Publicado el

Torrijas de carnaval

¡¡¡Qué ya llegaron los carnavales!!!!! Y una siempre empieza por pensar en el disfraz, primero me subo al altillo a ver que rescato de otros años después te vas poniendo de acuerdo con el grupito a ver que se nos ocurre y a medida que van pasando los años, vas tapando piel y recortando presupuesto. Sobre todo y por encima de todo la comodidad tiene que ser lo primero y que además seamos capaces de combatir el frío porque no me voy a volver a casa hasta que no me apetezca. Luego quedan los disfraces de mis tres hijos. A ellos ya se les ha pasado la fase de súper héroes y me encanta observar su evolución, el mayor ya quiere vestirse con su equipo, todos de mujer y lo mismo se convierten en un ejército de hadas del bosque que en animadoras de la NBA.  El más pequeño aún está dudando pero es curioso como aparecen personajes por casa como Mario Vaquerizo que cualquier avatar del Fornite o que le da por intentar convertir en disfraz un cartucho de papas del Mc Donalds. Lo que les digo, pura evolución. Bye bye Superman, Los Piratas del Caribe o el Increíble Hulk. Continuar leyendo “Torrijas de carnaval”

Publicado el

Empanada de sardinas

Cada vez que he hecho esta empanada surte el mismo efecto. Llego a la mesa, la coloco y enseguida me asaltan con las preguntas por el relleno. Algunos hasta dan por hecho que es una empanada de atún y cogen pedazo y a la boca y en ese momento y con la boca llena me preguntan -¿sardinas? y yo, orgullosa,  respondo afirmativamente. El resto de comensales se extraña y algunos hasta dejan el recorrido de su mano a medio camino y no se animan a probarlo pero eso solo dura unos instantes, hasta que quien la ha probado empieza con esos sonidos tan comunes que nos salen de manera irrefrenable cuando lo que probamos está realmente bueno. Uuuuummmmm. Continuar leyendo “Empanada de sardinas”