Publicado el

Roast beef sobresaliente

Nunca he logrado encontrar al menos dos personas que hagan igual el roast beef. Cada uno lo interpreta a su manera, cada cual utiliza un corte diferente de la carne, algunos sellan otros no, algunas hacen gravy (manojito de hierbas para dar un ligero aroma al asarlo) y hasta a alguno conozco que lo cocina en sartén. Eso sí, cada quien considera que el suyo es el auténtico, así que como en casa les gusta tanto decidí hacer unas jornadillas y durante algo más de tres meses fui preparando para mis expertos catadores todas aquellas recetas tan auténticas como diferentes entre sí del roast beef.En todas las pruebas solo utilicé la parte del solomillo de la vaca pero sé que el corte ideal es un buen lomo alto de buey que si están en disposición de conseguirlo, no duden de que es lo mejor si quieren sorprenderse.

Yo llevaba años haciendo mi versión que cierto es que lo aprendí de un libro de cocina francesa cuando este plato es originariamente anglosajón pero como ya les dije tiene tantas versiones como gente que lo cocina, esto es algo así como los gustos (o los pompis) que cada uno tiene el suyo.

Mi sorpresa fue que después de unos 10 años cocinando el roats beef a mi manera y pasando la receta a todo aquel que lo probaba y le gustaba, empezando por mis hijos que nunca se quejaron,  fui probando recetas (hasta 3) pero llegó el turno en las jornadillas de cocinar el roast beef de mi amiga/hermana Arantxa y resulta que ya de entrada me sacaba una ventaja de mil pares de….. (termina la frase con lo que quieras pero que sea súper exagerado) porque su as en la manga es que su abuela era inglesa y aquí ya nos ponemos serios. Ni libro francés, ni recetas en internet. Nada como lo original y nadie como las abuelas para enseñarnos cocina. Así que le pedí su receta del roast beef.  Ella hizo lo mismo conmigo, el resultado en su casa gustó pero no ganó por unanimidad, a alguno le gustó más que el suyo pero le pidieron que volviera “al de toda sus vidas”.

En mi casa, como pasa casi siempre, todo fue un poquito más exagerado, lo preparé desde bien temprano para que diera tiempo a atemperarse y cortarlo fino sin que se rompiera, preparé la mesita en la terraza por eso de que a mi siempre me ha resultado una comida ideal para compartir en familia, por supuesto un domingo sin prisas y al aire libre gana más puntos!! Hice un puré de papas al que le puse tanta papa como cariño… En fin, pura concentración para que todo saliera perfecto, sin prisas y con mucha pasión.

Cuando ya íbamos camino de la mesa, llevando entre todos que si la carne, que si el puré que si el agua que si las servilletas y que si todo eso para poder empezar, los efluvios ya nos advertían de lo bien que nos lo íbamos a pasar y así fue y hasta con ovación porque mi hijo el mediano (el leoncito de la casa, carnívoro voraz) dio el primer corte, se puso en pie, empezó a aplaudir y dijo algo así como -¡Qué grande mami! ¡Te has salido! Esto es un sobresaliente!!!Así que ya pueden contarme 100.000 milongas más del roast beef que yo no dejaré de hacer el de mi amiga/hermana Arantxa para los restos de mi vida….

Ya les digo yo que si se animan a hacerlo y si consiguen la carne idónea y buena,  se acordarán del Roast Beef de Arantxa también para el resto de sus vidas.

INGREDIENTES

  • 1,5 de solomillo o lomo alto de buey
  • Mostaza fuerte (la auténtica inglesa es la Collmans pero también sirve la de Dijon no en granos)
  • Mantequilla
  • 1/2 vaso de Jerez o vino tinto o vino dulce tipo Oporto
  • 1 diente de ajo y un manojito de romero (opcional)
  • Sal y pimienta negra
  • 1/2 vaso de agua

YA VERÁN QUE COSA MÁS RICA

Antes que nada encendemos el horno a 200º calor arriba y abajo con ventilador, pero dejaremos fuera las bandejas, tanto la lisa como la de rejilla.

Ahora vamos a salpimentar el solomillo al gusto de cada paladar (en casa les gusta bien de pimienta) y mientras tanto pondremos una sartén a calentar a tope de fuego y con un ligero toque de aceite de oliva para que no se nos pegue.

Cuando la sartén ya esté bien caliente, doraremos unos dos minutos por cada lado para que se selle bien nuestra pieza de carne y conserve los jugos. A mi me gusta ponerle a la sartén una ramita de romero fresco pero esto es totalmente opcional.

Una vez dorada la carne no limpien la sartén, consérvenla tal cual que necesitaremos utilizarla así más adelante…

Ahora colocaremos nuestro solomillo sobre la rejilla de horno y como podamos lo vamos untando por todos lados de mostaza. Una vez tengamos toda la mostaza repartida, colocaremos pedazos de mantequilla a lo largo de la carne tal y como puede apreciarse en la foto.

Dejamos la carne tal cual sobre la rejilla y vamos preparando lo que será la salsa y que a su vez acompañará a la carne dentro del horno para coger el jugo, así que en una fuente horno echaremos el 1/2 vaso del vino elegido, el 1/2 vaso de agua, la ramita de romero y un diente de ajo pelado y algo escachado.

Es importante que el solomillo no toque los jugos. Se tiene que hacer sobre la rejilla y colocar justo debajo la bandeja con los líquidos y que caigan sobre ésta los jugos de la carne mientras se hace.

La temperatura del horno ha de ser 200º de calor arriba y abajo, si tiene función ventilador la podemos poner y calcular, para un auténtico roast beef, 20 minutos por cada kilo de peso de la carne. Para 1.5 kilos, lo tendremos en el horno 30 minutos.

Nada más terminar el tiempo, sacaremos la carne y la bandeja del horno sobre la marcha. La carne la dejaremos reservada y esperaremos a que atempere para cortarla. La bandeja con los jugos, será lo que convertiremos en la salsa.

Colaremos los líquidos y los volcaremos sobre la sartén donde habíamos marcado la carne y la dejaremos a fuego medio para que se vaya reduciendo al menos 1/4 más de su volumen.

Si la queremos más espesa, cogeremos un poquito del jugo en un vaso (como medio cucharón) y mezclaremos ese poquito con una cucharada de Maizena. Mezclaremos hasta que la Maizena quede completamente diluida. Esto mismo lo volveremos a volcarlo en la sartén con el resto y mantendremos a fuego bajo y veremos como la salsa cogerá una consistencia más cremosa.

Una vez pasada más de una hora, podremos empezar a cortar nuestro roast beef, en casa les gusta fino pero no tanto como un folio, eso es al gusto de cada consumidor. Yo primero le hago un corte al centro para las lochas salgan de mejor forma.

Luego ya voy cortando por lonchas y colocándolo en bandeja.

Y ya por último les contaré algunos truquitos para que nos salga muyyyyy bien el puré papas.

  1. Sancochamos las papas hasta que estén bien tiernas. Depende mucho del tipo de papas, las redondas se guisan mejor que las de punta (esas son mejor para freír)
  2. Suelo utilizar el tamaño mediano de papa porque me gusta guisarlas enteras y peladas. Normalmente las dejo 25 minutos una vez que el agua rompe a hervir.
  3. Cuando ya estén guisadas, las saco, las escurro bien y las seco un minuto más en seco al fuego.
  4. Sobre la marcha y en caliente las paso por el pasa purés
  5. A cada papa que coloco (partida) sobre el pasapurés le echo un buen chorro de leche caliente. Este paso es muy importante, si le ponemos la leche en frío la papa se pondrá más dura y costará más molerla.
  6. Cuando ya tengo todas las papas molidas, tendiendo mucho cuidado de no volcar demasiada leche caliente para que no se nos quede muy líquido el puré, echo 1/4 de vaso de aceite de oliva virgen, mezclo bien con una cuchara y ya tenemos el puré listo. Se queda muy cremoso.

Y dado que es domingo y que lo mejor de este plato es compartirlo con gente a la quieres y así disfrutarlo más, le pongo al puré una cucharadita (tamaño postre) de este paté de trufa negra (lo consiguen en el supermercado de El Corte Inglés) y el puré de papas se convierte de repente en algo súper sofisticado, delicado y absolutamente exquisito.

 

 

5 opiniones en “Roast beef sobresaliente”

  1. He leido tu receta, y la verdad es q yo ni uso horno, y en 20 minutos esta hecho. Un caldero bajo (el de toda la vida), lomo alto y en lugar de mantequilla y mostaza, yo uso manteca. Lo hago mucho porque apenas tardo nada y todo el mundo se piensa que me he pasado la mañana en la cocina JAJAJA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.