Publicado el

Croquetas de jamón

Hoy no les traigo un gran desplegable de recetas, entre otras cosas porque no he tenido mucho tiempo pero prometo seguir aportando día a día recetas sencillas, a poder más de una por entrada. Sobre todo de cosas sencillas que podamos hacer con ingredientes básicos y que con seguir unas sencillas instrucciones salgan a la primera porque tampoco he tenido mucho tiempo para las fotos.

Aquí llegan hoy las indiscutibles, democráticas y sublimes croquetas de jamón, porque entre el público en general suman adeptos a millones, porque estemos en lo que estamos en estos días, un plato de croquetas es capaz de hacerte olvidar las preocupaciones y porque además, podemos hacer montones a la vez, congelar y tener para la semana que viene  que algunos días nos quedan.

Estas en especial se amasaron pensando en Godoy y en Redondo y en el cariño que les tenemos a ambos en casa. Son los dos grandes amigos de mis hijos, sobre todo del mediano y siempre tengo en el congelador para cuando vienen en pandilla y almuerzan o cenan en casa. Sus sonrisas cuando las prueban y sus agradecimientos, no tienen precio. Estas en concreto estaban esperando por ellos, así que a los dos les animo a hacerlas en casa porque sé que siguiendo los pasos les van a quedar igualmente ricas. Hoy aquí las almorzamos y nuestro primer pensamiento fue para  ellos. Y sin duda nos dijimos todos en la mesa, habrá que volver a preparar croquetas, porque esperamos que pronto vuelvan a entrar por casa Godoy y Redondo.

Mucha salud y paciencia para todos!

INGREDIENTES

  • 200 grs de jamón serrano picado (lo paso por picadura eléctrica o lo compro ya en taquitos de los pequeños)
  • 170 grs de harina simple de trigo
  • 600 ml de leche a temperatura ambiente
  • 20 ml de Aceite de Oliva
  • 100 grs de mantequilla
  • Pimienta negra
  • 1/2 cebolla
  • Pan rallado
  • Leche (para empanar, más adelante se los explico)
  • Aceite de oliva para freírlas

MODO DE HACERLAS

Importante, sigan paso a paso la receta tal cual si quieren que les queden perfectas.

  1. Picamos la media cebolla muy menuda
  2. En una sartén con buen diámetro, calentamos a fuego medio la mantequilla hasta que se derrita. Una vez derretida, incorporamos los 20 ml de aceite de oliva y seguimos manteniendo a fuego medio/bajo (a potencia 5, ideal) Es importante que la mantequilla no coja color, si la mantequilla se quemara, el resto de la receta no sirve.
  3. Una vez incorporado el aceite, pochamos la cebolla picadita en la sartén con la mantequilla y el aceite. Vamos dando vueltas con tranquilidad. Las croquetas precisan de algo de tiempo y mucho cariño.
  4. Cuando la cebolla esté  blandita, incorporamos la harina. Lo ideal es incorporarla desde un colador, así la estaremos tamizando y no se nos formarán grandes grumos. Todo esto sin parar de remover. Si convences a un pinche que te eche una mano, mejor que mejor y ahora mismo seguro que tienen gente en casa dispuesta a ello.
  5. Mezclamos bien la harina, veremos que se va haciendo un mazacote y automáticamente, vamos vertiendo los 600 ml de leche del tiempo, no fría ni caliente. Temperatura ambiente. Seguimos removiendo, nunca paramos de hacerlo.
  6. Veremos como el conjunto se va convirtiendo en una pasta que a medida que va recibiendo calor y nosotros vamos mezclando, se va suavizando. Cuando la masa se despegue con facilidad, retiramos del fuego.
  7. Una vez conseguido el punto y sin fuente de calor, echamos todo el jamón picado, pimienta negra recién molida al gusto, mezclamos  y dejamos reposar la masa, al menos unas 6 horas antes de formarlas.
  8. A la hora de formarlas, porque esta masa queda muy suave, lo mejor es humedecerse las manos para que no se nos pegue masa entre los dedos.
  9. Daremos la forma que más guste, ovaladas o redondas o más alargadas
  10. En casa no las pasamos por huevo, sino por leche fría y directamente al pan rallado. Se nos hacen más ligeras.
  11. Una vez las tengamos todas empanadas, me gusta congelarlas antes de freírlas y para freírlas se ponen en aceite bien caliente, directamente desde el congelador, no precisa que las descongelemos previamente, así no se nos esparcirán a la hora de freírlas.

Y ya están listas y deliciosas para amenizarnos el tiempo que nos parezca. Leído así de un tirón, puede parecer engorroso, pero como casi todo en la vida, una vez coges práctica, no costará nada hacerlas. Paso a paso, exactitud en las medidas de los ingredientes, remover sin descanso y usar leche a temperatura ambiente y las croquetas dejan de tener secretos para siempre.

 

 

 

3 opiniones en “Croquetas de jamón”

Responder a vdelgado Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.