Publicado el

Recetas para estos días

Muchas han sido las llamadas estos días de amigos y familiares pidiéndome ideas para cocinar estos días en casa, así que me senté esta mañana a bucear en mi hemeroteca y si bien todo lo que les voy a proponer ahora no es del estilo de este blog (faltarán las historias)  lo que intentaré es darles ideas para hacer en estos días, sencillas, muy básicas y algunas más sanas y ligeras que otras,  en la medida de lo posible.

Muchas están pensadas para hacer en familia y que la cocina de casa se convierta en una parque improvisado.

No las acompañaré de fotos del proceso porque convertiría el blog en “casi” una Biblia con Antiguo y Nuevo Testamento en toda su extensión, intentaré ponerles foto final porque esta es la mejor manera de abrirles la imaginación y por ende el apetito, porque el qué cocino hoy se ha equiparado en estos días al qué me pongo hoy.

Espero que les sirva de inspiración y que cuenten con la mayoría de ingredientes en sus frigos y despensas. A tenor de las imágenes de estos días, entiendo que así será y no, no lleva ninguna de ellas papel higiénico en sus ingredientes.

TORTILLA DE PAPAS

 

Un clásico entre los clásicos. La podemos hacer básica, con cebolla, con chorizo o a la paisana. Acompañándola de una ensalada de tomates o mixta ya tenemos el menú perfecto y redondo de un almuerzo o cena.

INGREDIENTES:

  • Calcularemos 1 huevo y medio por comensal
  • 150 gas de papas ya peladas por cada huevo
  • Aceite de OlivA

MODO DE HACERLA

Pelamos las papas y las lavamos bien. Las partimos chascando la papa en el final del corte. Las vamos colocando encima de un escurridor. Cuando ya las tengamos todas “cortadas-chascadas”, echamos sal gorda al gusto. Mucho cuidado si le añaden chorizo, jamón o lo que más les guste, en este caso no pongo mucha sal, porque el chorizo ya contiene sal y además un sabor fuerte.

Calentamos bien el aceite y antes de que humee, echamos las papas. Lo ideal es freír-guisar las papas en una sartén, pero si las hacemos en freidora por ganar rapidez, la temperatura no debe ser más de 150º. No dejamos que la papa se dore, que se queden hechas sin tomar mucho color porque volverán al fuego en el momento de cuajar la tortilla.

Mientras tanto vamos batiendo los huevos, con la técnica-truco de separar la clara de la yema de cada huevo. En un recipiente grande batimos primero las claras, con varillas y sin dejar de batir. Antes de empezar a batir las claras, debemos de añadir unos pocos granitos de sal gorda. Cuidado, solo queremos que ganen volumen, no llevarlas al punto de nieve.

En otro recipiente batiremos las yemas y cuando estén bien batidas, las incorporaremos al recipiente de las claras que ya las habremos batido previamente y mezclamos con movimientos envolventes al mezclar, para que las claras no pierdan demasiado cuerpo.

Ya con las papas terminadas y escurridas de aceite, las incorporamos al recipiente donde ya habremos mezclado claras y yemas y mezclamos todo nuevamente. Si vamos ponerle ingredientes extra, ahora también es el momento de echarlos. En caso de añadir cebolla, la pocharemos junto con las papas previamente.

Colocaremos una sartén bien untada de aceite de oliva, pero sin que escurra. IMPORTANTE: La sartén debe de estar en buenas condiciones, si está rayada corremos el riesgo de que la tortilla se nos pegue al fondo y al final hagamos algo así como huevos rotos…… Cuando esté caliente, sin que humee, echamos la mezcla: huevos+papas+ lo que queremos y dejamos que cuaje. NO PONERLA A FUEGO VIVO.  Mi vitro va de 1 a 9, yo la pongo a 6.

Y ahora atentos: daremos la primera vuelta a la tortilla cuando apreciemos que el borde se va formando y cuajando y lo vamos despegando delicadamente con un tenedor. Colocaremos el plato, de mayor diámetro que la sartén que estemos usando y con buen geito  daremos la vuelta y volveremos a volcar la tortilla con mucha suavidad y sin miedo en la sartén. Dependiendo del gusto de cada uno, la tortilla puede ser jugosa: esto significa que el huevo se quede como a medio hacer, incluso que se suelte cuando la partamos a la hora de comerla o puede estar bien cuajada. Para lo primero, la tendremos poco tiempo al fuego y solo daremos una vuelta. Para lo segundo, daremos mínimo tres vueltas a la tortilla y la tendremos como 5 minutos más después de haber cuajado los bordes.

Y ya está lista para comer.

CREMA DE VERDURAS

INGREDIENTES:

  • 2 ó 3 Calabacines medianos
  • 4 Zanahorias
  • 1 Batata mediana de las amarillas (batata de huevo)
  • 2 Papas medianas
  • 1 buen trozo de calabaza
  • 1 trozo de puerro entero, solo parte blanca
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva

MODO DE HACERLA

Pelamos las zanahorias, las papas, la batata, la cáscara de la calabazas, quitamos la parte delantera y trasera del calabacín y partimos un trocito de la parte blanca del puerro. Lavamos muy bien todas las verduras y vamos troceando todo en cuadritos, no muy pequeños pero tampoco grandes porque entonces tarda mucho en hacerse el puré. El trozo de puerro hay que dejarlo entero.

En un caldero alto, vamos colocando las verduras por este orden: las más duras de cocer debajo, las más blandas arriba, esto es: zanahorias, trozo de puerro, calabacines, batata, papas y por último la calabaza. Cubrimos de agua y que el agua pase de alto las verduras como un dedo por encima. Sal gorda (salamos al gusto) y un buen chorro de aceite de oliva por encima de todo.

Lo ponemos al fuego, nivel 8 (mi vitro va de 1 al 9) y cuando rompa a hervir calculamos 20 minutos hirviendo. Durante ese tiempo removemos de vez en cuando. Retiramos del fuego y batimos en batidora, bien de vaso (tipo Osterizer), bien de brazo (tipo Minimiper) o tipo Thermomix.

Batimos bien, que no queden trozos y ya listo para comer. En nevera se conserva estupendamente durante tres días.

SPAGUETTIS ORIENTALES

INGREDIENTES:

  • 1 Paquete de espaguetis de 500 grs. (como para 6 personas)
  • Unas 30 habichuelas naturales
  • 2 Zanahorias
  • 1 Cebolla
  • 16 Langostinos enteros del número 3 crudos (si quieren pueden hacerlos con gambas ya peladas o sustituir por pechuga de pollo (1/2 kilo cortado en pedazos)
  • 1/2 vaso de los de agua, de salsa de soja KIKKOMAN 
  • Agua y sal gorda para cocer los spaguettis

MODO DE HACERLOS

Empezaremos cortando la cebolla en trocitos pequeños y la freiremos en aceite de oliva (solo el fondo del caldero, no echar mucho aceite) hasta que quede transparente (boba), sin que llegue a tomar mucho color.

Mientras la cebolla se dora a fuego suave, iremos quitando la hebra lateral a las habichuelas y pelando las zanahorias. Ambas verduras las cortaremos en trocitos y pondremos en un cazo agua a hervir con un poco de sal gorda. Cuando el agua rompa a hervir a borbotones, incorporaremos las habichuelas y las zanahorias (ya troceadas) y calcularemos 10 minutos. Solo 10 minutos. Pasado ese tiempo, las pasaremos rápidamente a un colador y cuando estén secas (5 minutos en colador) la incorporaremos a la cebolla, que ya estará hecha.

Ahora iremos pelando los langostinos e incorporaremos la carne de los langostinos al resto de las verduras y dejaremos que se hagan solo un minuto, porque recibirán más calor y se terminarán de hacer. Reservamos en el mismo caldero.

Casi por último coceremos la pasta  según las indicaciones de la marca. Importante guisarla para quede al dente.

Una vez esté la pasta terminada, la incorporaremos inmediatamente, sin pasarla por agua fría previa, sino directamente al caldero donde tenemos reservados las verduras y los langostinos y regaremos todo con salsa de soja. Unos minutos más a fuego medio  y ya estarán listos.

Si los vamos a hacer con pollo, lo saltearemos a la vez que la cebolla una vez que ésta esté a punto de dorarse. Seguiremos igual con el resto de pasos.

ENSALADA CÉSAR A MI ESTILO

No es la auténtica, está versionada para los exigentes y maniáticos paladares de mi casa y se las comparto porque gusta a grandes y pequeños.

INGREDIENTES:

  • 1 Bolsa de picatostes tostados de pan, sabor ajo
  • 1 Lechuga o una bolsa de brotes o escarola o cualquier verde que tengamos
  • 240 grs. de bacon en tiras
  • Unas 10 lonchas muy finas de queso parmesano
  • Aceite de oliva virgen
  • Vinagre balsámico
  • 1 Anchoa (en conserva, una sola, es para mezclar con el aliño)
  • 1 Huevo
  • Salsa Worcestershire (Perrins)

MODO DE HACERLA

Lavamos y secamos muy bien las lechugas  y la ponemos en el recipiente que después vayamos a utilizar para servirla.

Colocamos por encima la bolsa de tropezones de pan sabor ajo.

En una sartén, sin aceite ni nada, haremos el bacon y que quede muy bien hecho, casi churruscadito. No poner aceite porque el bacon irá soltando grasa.

Una vez esté el bacon bien hechito, lo volcaremos todo sobre la lechuga y el pan (ya dispuestos en la ensaladera). Y ahora prepararemos la vinagreta vertiendo lo que ahora les voy a detallar todo junto y a la vez:

  • 1 Huevo
  • Cubrimos el huevo con aceite de oliva virgen
  • 3 cucharadas soperas de vinagre bálsamico
  • 2 cucharadas soperas de salsa Worcestershire (Perrins)
  • 1  filete de Anchoa 

Batimos bien en la batidora de vaso, la consistencia es líquida,  en este caso el huevo no emulsiona como la mayonesa. Es un líquido marroncito.

Y listo el aliño. Eso sí, aliñamos justo en el momento que vayamos a comer y si sobrara algo de la ensalada, solo se conserva ese día en nevera ya que lleva huevo, aunque normalmente tampoco sobra nada!!!! Si queremos darle un toque de sabor final, podemos cortar unas lonchitas muy finas (casi como si fuera garepilla) de queso parmesano. Este toque queda delicioso. Mezclamos todo y listo.

SALSA DE TOMATE CASERA

Tener esta receta como base es ideal porque nos sirve para añadir a la pasta o como base para recetas de guisos y créanme que el guiso potencia exponencialmente su sabor, si la salsa de tomate es casera de base.

INGREDIENTES:

  • 3 Kgs de Tomates maduros (rojitos)
  • 1 Cebolla
  • 1 Pimiento rojo
  • 4 Dientes de ajo
  • 2 Cucharada soperas de azúcar blanca
  • 1 cucharadita (tipo moka) de pimentón dulce
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva

MODO DE HACERLA

Partimos la cebolla en trocitos (tampoco hay que cortarlas demasiado, luego lo pasaremos por el pasa purés) y el pimiento bien lavado y sin semillas ni parte blanca. También picaremos los dientes de ajo.

En el fondo del caldero (que sea grandito) pondremos el aceite de oliva (sean generosos) algo así como dos dedos de altura, empezaremos a pochar a fuego medio, la cebolla, el pimiento y los ajos. Cuando veamos que todo se va quedando pochadito, importante que en ningún momento tome color, hecho pero sin quemarse, entonces es el momento de echar los tomates cortados en cuatro y previamente lavados.

También será el momento de poner sal gorda al gusto. Y seguimos a fuego medio. Tengan en cuenta, que a más tiempo esté en el fuego y vayamos dándole vueltas, más soltarán todo su jugo los tomates. Es una receta fácil, pero si nos tomamos nuestro tiempo al hacerla, más exquisita quedará. Con lo que, esta salsa yo la hice a fuego 6 todo el tiempo (mi vitro va de 1 a 9). Le damos vuelta de vez en cuando.

A parte del olor, veremos cómo todo el tomate se va deshaciendo y se va anaranjando. 

Cuando ya vayamos viendo que los tomates están disueltos y convertidos en una crema casi en su totalidad, (siempre hay alguno más duro, que no se deshace del todo) será justo el momento de echar una cucharadita, tamaño moka, de pimentón dulce. Mezclaremos bien (manteniendo siempre el mismo nivel de fuego) y cuando ya no veamos el pimentón (esto solo lleva un minuto) pondremos seguidamente dos cucharadas soperas de azúcar blanca. Esto mata la acidez del tomate y es absolutamente opcional ponerla, hay mucha gente que le gusta el punto vibrante de acidez del tomate y si los tomates están bien maduros ni siquiera será necesario.

Y ahora toca el trabajo más engorroso que es pasar toda la salsa por un pasapurés hasta dejar la salsa cremosa y ya estará lista para ponerle a la pasta o a lo que se les ocurra.

Se conserva en nevera hasta 7 días y en el congelador lo que quieran.

POLLO AL CURRY

INGREDIENTES:

  • 2 Pechugas de pollo enteras
  • 1 Cebolla grande
  • 2 Cucharadas soperas rasas de curry en polvo
  • Sal gorda
  • Pimienta negra
  • 1 Brick pequeño de nata para cocinar (200 ml)

MODO DE HACERLO

Cogeremos una cebolla mediana y la partiremos en trocitos, todo lo pequeña que nos guste si no es que queremos después, al saborear el pollo, encontrarnos con trozos más grandes de cebolla.

La saltearemos con aceite de oliva,  sin pasarnos de aceite, porque después al ligar la salsa se nos puede quedar aceitosa. Calculando más exactamente, serán una dos cucharadas soperas.

Dejamos hacerse la cebolla, sin dorarla demasiado, que tome color, pero sin quemarla en ningún momento. Mientras se va haciendo la cebolla, cortaremos la pechuga en cuadros, no muy grandes ni excesivamente pequeños. El tamaño ideal, será aquel que podamos llevar a la boca sin necesidad de partirlo.

Cuando ya consigamos el punto de la cebolla, incorporaremos el pollo troceado a la sartén y lo saltearemos junto con la cebolla. Lo tendremos al fuego hasta que el pollo  quede hecho, sin partes rosadas,  por todos los lados.

Una vez conseguido, incorporaremos una cucharada sopera rasa de curry en polvo sobre el pollo y removeremos bien (todavía con la sartén al fuego) durante unos dos minutos.

En este momento, reduciremos el fuego a temperatura 3 ( de medio tirando a bajo) e incorporaremos a la sartén, el brick de nata para cocinar (pequeño, 200 ml)

Le pondremos también en este momento la segunda cucharada sopera rasa de curry en polvo, sal al gusto y pimienta negra (yo aconsejo ser generosos con la pimienta, le da mucho gusto, pero sin pasarse, no sea que después vaya a picar demasiado)

Mezclaremos bien, para que todo quede unido y dejaremos al fuego, unos 8 minutos más. (Seguimos en fuego bajo) para que el pollo se haga por dentro.

Como guarnición, lo que mejor le va es un arroz blanco o arroz basmati.

Se conserva en nevera unos tres días y en este caso no aconsejo congelar.

TORTITAS DE CALABACÍN

 

Esta receta es una cena ideal. A los más pequeños de la casa suelen encantarles y como ingrediente principal, no hay límites. En casa las hemos hecho con: zanahorias, puerros, espinacas, acelgas, etc. El truco solo consiste en rallar la verdura o picarla en caso de que sean tiernas e incorporarlas sin guisar porque eso es lo que le da el punto interesante a esta receta. Crujen y saben más.

INGREDIENTES

  • 3 Calabacines tamaño mediano
  • 2 Cucharadas soperas rasas de harina simple de trigo
  • Sal gorda
  • 2 Huevos
  • 1/2 cucharadita tamaño moka de polvos Royal
  • Aceite de oliva

MODO DE HACERLAS

Lavamos muy bien los calabacines. Cogemos un rallador y los rallamos. Le dejamos la cáscara, tan solo quitamos los polos (comienzo y fin del calabacín)

En un colador grande, vamos depositando todos los calabacines  ya rallados para que escurran el exceso de agua.Es súper importante que se escurran bien y un buen rato. El calabacín suelta mucha agua. Mientras se escurre, batiremos los dos huevos, primero las claras hasta dejarlas espumosas y después incorporaremos las yemas y volveremos a batir.

Incorporaremos a los huevos ya batidos, las dos cucharadas soperas de harina, rasas. Volvemos a batir. Cuando esté bien mezclado, incorporaremos entonces la media cucharadita tamaño moka de los polvos Royal. El resultado es una crema amarillita.

Para terminar de secar bien los calabacines, nos ayudamos de una espátula y presionaremos sobre el colador, los calabacines rallados. Presionaremos bien, hasta que veamos que ya no sueltan mucha agua. Ponemos sal gorda al gusto sobre los calabacines rallados y los incorporaremos sobre la mezcla de huevos y harina, ya batidos. Lo mezclamos bien todo junto.

Pondremos en una sartén de bastante diámetro, para que no peguen las tortitas entre sí, como dos dedos de fondo de aceite de oliva a calentar. Cuando esté bien caliente, nos ayudaremos de un cucharón para sopa y lo llenaremos hasta la mitad de su capacidad. Lo volcaremos con mucho cuidado sobre el aceite ya caliente. Veremos como se forma una especie de tortita en la sartén y cuando veamos los bordes ya cuajados, le daremos la vuelta, pero al menos son 2 minutos por cada lado a fuego 8. (mi vitro va de 1 a 9).

Al sacarlas de la sartén, las iremos colocando sobre papel absorbente, para quitarles los restos de aceite.

Y ya estarán listas para comer.

ENSALADA DE PASTA CAPRESE

INGREDIENTES

  • Pasta lacitos tricolor (uso esta en las ensaladas de pasta, porque resalta mucho más el aspecto de la ensalada. Le da un aire más fresco) pero se puede utilizar cualquier pasta cortada.
  • 2 Tomates maduros, pero de ensalada
  • 1 bola de Mozzarella fresca. Se puede sustituir por queso tierno o queso fresco.
  • 6 Hojas de Albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen
  • Vinagre balsámico de Módena
  • Sal gorda
  • Pimienta negra

MODO DE HACERLA

Cocemos la pasta siguiendo las instrucciones del paquete para que la pasta quede al dente. Una vez guisada, la escurrimos.

Vertemos toda la pasta en un recipiente y vamos incorporando el resto de ingredientes.

Picamos primero los tomates, no hace falta pelarlos ni quitarles las semillas. Los lavamos bien, los cortamos en cuadritos y los incorporamos a la pasta.

Ahora cortaremos en pedacitos lo más uniforme que podamos la mozzarella fresca y también la incorporaremos a la pasta.

Y ahora el aliño:

En un vaso tamaño de los de beber agua, verteremos dos dedos de aceite de oliva virgen, sobre eso, 1 dedo de vinagre balsámico y cortaremos con los dedos las 6 hojas de albahaca en trocitos, nunca con un cuchillo porque se oxidarían antes y unos granitos de sal gorda. Removemos enérgicamente ayudándonos de una cucharilla y volcaremos sobre la pasta (ya con el tomate y la mozzarella). Terminado este proceso, pondremos sobre toda la ensalada, pimienta negra al gusto.

Y ya está lista para comer. Como plato único está fantástica, alimenta y es sana.Ç

Se conserva solo 1 día en nevera y no se congela.

POLLO ASADO EN CASA

INGREDIENTES

  • Un pollo entero limpio. Con piel.
  • 1 Limón
  • 1 pastilla de caldo de pollo ( a veces le he puesto de verduras)
  • Aceite de oliva

MANOS A LA OBRA

Ponemos el horno a precalentar, a 180º calor arriba y abajo con ventilador. Mientras tanto, a mi me gusta lavar bien el pollo bajo el chorro de agua y secarlo bien con papel absorbente.

Cogemos el limón y le quitamos las puntas. Lo cortamos haciendo rajas alrededor, sin llegar a abrirlo del todo.

Cogemos también la pastilla de caldo y la introducimos por la parte trasera del pollo, que estará hueca, porque será un pollo limpio y detrás de la pastilla, introduciremos el limón con los cortes.

Ahora cogeremos el aceite de oliva y echaremos un pequeño chorrito por encima del pollo y masajearemos todo el pollo. Por arriba y por abajo. No mucho aceite, la piel soltará grasa al hacerse al horno.

Hay mucha gente a la que le da cierto reparo tocar el pollo así en crudo. Si no les gusta la sensación, usaremos guantes de látex de usar y tirar para masajearlo y así que quede bien repartida el aceite de oliva.

Una vez demos estos pasos, lo meteremos al horno, colocado en una bandeja, ya que soltará líquido al hacerse. El horno recuerden que debe haberse precalentado a 180º, arriba y abajo con ventilador para los que tengan esta función. Lo dejamos a esa misma temperatura y calor, durante 1 hora. Pasado ese tiempo, ya estará listo para comer, aunque a mi me gusta dejarlo dentro, apago el horno cuando pasa la hora pero lo dejo 20 minutos más, así la piel se despega mucho mejor a la hora de comerlo. Como recomendación, sacaremos los restos de limón y lo que quede de la pastilla del caldo y lo mezclaremos con la grasa y el líquido que ha soltado el pollo al hacerse y es una salsa estupenda y sabrosa. Sobre todo porque si sobrara algo, cuando lo hagan, al calentar de nuevo es recomendable echarle salsa de esta por encima y que sí no se nos seque.

ALBÓNDIGAS

 

INGREDIENTES:

  • 1 Kilo y 1/2 de carne molida. Yo uso añojo y no lo mezclo con cerdo. Le decimos al carnicero que nos la pase por la picadora dos veces, a ser posible.
  • 1 Huevo (si hay alguien alérgico al huevo, no lo pondremos y doblaremos la cantidad de pan rallado)
  • Un chorrito de salsa Worcestershire (salsa Perrins)
  • 1 cucharada sopera colmada de pan rallado
  • 1 Cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • 1 Trozo de pimiento rojo
  • 1 vaso (tamaño vaso de agua) de salsa de tomate. Recuerdan la receta anterior? Si no tienen salsa de tomate natural, bien se pueden añadir 4 tomates que estén bien maduros o un brick pequeño de tomate frito.
  • 1 Chorrito de Jerez o en su defecto, vino blanco.
  • 1/2 cucharadita tamaño moka de pimentón dulce
  • Harina simple de trigo
  • Aceite de oliva

LLEVA TRABAJITO, AUNQUE ES FÁCIL:

Colocamos la carne en un recipiente y añadimos un buen chorro de salsa Worcestershire (Perrins) sal al gusto, recomiendo que no sea mucha, pimienta negra molida, también al gusto y la cuchara sopera de pan rallado.

Amasamos bien. Ya saben que el truquito para los que nos les guste tocar directamente la carne, es ponerse unos guantes de látex desechables (sin usar previamente claro) hasta que veamos que todos los ingredientes se han incorporado a la carne.

Siguiendo estos pasos, se nos hará menos pesado:

1. Iremos haciendo bolitas, el tamaño de las bolitas será al gusto de quien las cocine.

2. Cuando ya tengamos todas las bolitas hechas, las pasaremos por harina.

3. Cuando ya las tengamos todas pasadas por la harina, calentaremos en un caldero chato,  dos dedos de aceite de oliva. Cuando esté caliente sin que llegue a humear, iremos incorporando una a una las albóndigas sin que se peguen entre sí. Tan solo las doraremos por fuera, se deben quedar rosadas por dentro. Calculando en tiempo, será un minuto por cada vuelta.

4. Una vez conseguido este aspecto,  sacaremos las albóndigas y reservaremos. En el mismo aceite, pondremos por este orden:

La cebolla grande cortada a trocitos, cuando esté transparente incorporaremos los tres dientes de ajo picados y a los dos minutos, el trozo de pimiento rojo cortado también pequeño.

Importante, cuando hagamos una fritura que sea siempre a fuego suave, si se quemara cambiaría por completo el sabor. Así que a fuego medio (6) vamos haciéndola hasta que veamos que todos los ingredientes están blandos. Justo en ese momento echaremos la salsa de tomate (infinitamente mejor si es casera) o los tomates maduros, importante si es esta opción, que estén pelados.

Mezclaremos bien la salsa con el resto de la fritura y cuando todo esté bien unido, echaremos un chorrito de jerez y una punta de cucharadita de pimentón dulce.

Para que los niños se las coman mejor, retiro la salsa del fuego y la pongo en el vaso de la batidora. Se bate hasta que no queden trozos.

Una vez batida, volvemos a incorporar la salsa al mismo caldero donde la hemos cocinado y echamos las albóndigas que habíamos reservado. Las tendremos dentro de la salsa, removiendo de vez en cuando, a fuego 3 ó 2 de potencia durante 1 hora. Se irán haciendo por dentro y la carne quedará extraordinariamente tierna. El sabor que queda es el característico de esas comidas de siempre, de las que se recuerdan.

Yo las suelo acompañar de papas sancochadas y a disfrutarlas. Así las hacía mi abuela, así las sigo haciendo yo y espero que alguno de sus bisnietos también las prepare algún día y aprecie las sensaciones que transmiten…. Les garantizo que son únicas.

CALABACINES RELLENOS

INGREDIENTES:

  • Se calcula 1 calabacín por comensal, lo que resultará dos mitades por barba. 
  • 200 grs de jamón serrano picado muy fino 
  • 1 Cebolla pequeña
  • 150 grs de queso parmesano rallado
  • 200 mml de salsa bechamel 
  • Sal gorda

MANOS A LA OBRA

Lavamos bien los calabacines y les quitamos la parte delantera y trasera. Los abrimos por la mitad (de lado a lado) procurando que ambas mitades, se queden del mismo tamaño.

Meteremos los calabacines ya abiertos por la mitad en un caldero con agua y un puñado de sal gorda y lo pondremos al fuego. Se ponen desde el principio, no hay que esperar a que se caliente el agua y una vez el agua hierva, se calculan 20 minutos, se sacan y se ponen a escurrir y enfriar para poder manipularlos posteriormente.

Mientras tanto vamos adelantado trabajito y vamos cortando la cebolla lo más menuda que podamos. Yo siempre para los calabacines, la pico en picadora eléctrica.

Ahora pondremos en una sartén aceite a calentar y echaremos la cebolla picada hasta que empiece a tomar color. Justo en ese momento añadiremos el jamón serrano picadito.

Dejaremos esto al fuego unos cinco minutos, para que el jamón serrano suelte todo su sabor. Pasado ese tiempo, retiramos del fuego y reservamos.

Cuando hayan pasado los 20 minutos de cocción de los calabacines (recuerden que son 20 minutos después de que el agua haya hervido, no se empieza a contar este tiempo hasta que el agua no suelte las burbujitas). Los pondremos en un escurridor y los dejaremos un tiempo (sueles ser suficientes 15 minutos) para poder manipularlos después, sin quemarnos las manos.

Cuando ya se hayan enfriado como para poder cogerlos con las manos, iremos vaciando el centro del calabacín, ayudándonos de una cuchara de postre y con mucho cuidado de que no se nos rompan. Se vacía la parte central, donde está la pulpa.

El cuerpo que queda del calabacín, lo vamos colocando en una bandeja para el horno. La pulpa que vayamos retirando la dejamos en el mismo escurridor, ya que tiene mucha agua.

Una vez tengamos todos los calabacines vacíos y la pulpa escurriendo, echaremos en el mismo escurridor la cebolla con el jamón serrano que habíamos cocinado antes. De este modo también se escurrirá el resto de aceite de la sartén. Con 5 minutos que esté escurriendo y aplastando un poco este relleno, será suficiente tiempo y ya podremos ponernos a rellenar el cuerpo de los calabacines.

Iremos rellenado con cuidado de que no se nos rompan. No hagan montañas de relleno, lo ideal es que cubra la superficie y un poco de altura.

Sobre cada calabacín, echaremos un chorrito de salsa bechamel y sobre esta misma cubriremos con queso rallado tipo parmesano o cualquier queso que tengamos que gratine bien.

Ahora, precalentaremos el horno a 200º función gratinar, antes de introducirlos, como unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, colocaremos la bandeja con nuestros calabacines a gratinar (la misma función a la misma temperatura) durante otros 10 minutos más. Y listos para comer.

TUMBET (mi versión)

INGREDIENTES

  • 1 Calabacín 
  • 1 Berenjena
  • 1 Papa (procuraremos que sea grande, así como del tamaño de la berenjena y del calabacín)
  • 1/2 Pimiento rojo
  • 1/2 Cebolla
  • 300 grs de salsa de tomate casera (o dos vasos tamaño agua)
  • Aceite de oliva
  • Sal gorda

MODO DE HACERLO

Antes que nada, cortaremos la berenjena, sin pelarla, en rodajas de 1/2 centímetro y las colocaremos en agua y un puñado de sal gorda para que suelte el amargor.

Vamos haciendo lo mismo con la papa, esta si la pelamos y la cortamos en rodajas, del mismo grosor que las de la berenjena y la ponemos a freír en abundante aceite de oliva. Cuando estén doradas, las sacamos y las ponemos a escurrir bien de aceite sobre papel secante.

Repetiremos operación con el calabacín, cortamos en rodajas de 1/2 centímetro de grosor, tampoco lo pelaremos y los freiremos en sartén con abundante aceite de oliva. Una vez dorado, sacamos y colocamos sobre papel secante para que escurra el exceso de aceite.

En otra sartén distinta de donde hayamos frito el calabacín y con mucha menos aceite, pondremos a sofreír el pimiento rojo cortado en tiras y cuando ya lleve cinco minutos al fuego, añadiremos la cebolla, también cortada en juliana. Un vez doradas ambas, las pondremos a escurrir el exceso de aceite también.

Ahora, en la misma sartén donde freímos los calabacines (las papas las hice en freidora) empezaremos a freír las rodajas de berenjenas (ya escurridas de agua) y cuando se doren, también las pondremos sobre papel secante.

Y empezamos a montar el tumbet:

En una fuente de horno, colocaremos una capa de salsa de tomate casera (si no tenemos hecha en casa, aconsejo comprar una de bote que sepamos que está rica, si saliera ácida el tumbet no serviría para nada). Solo se pone una capa, no hay que bañar la fuente.

Sobre esta capa de salsa de tomate, colocaremos las papas a modo de capa también (todas las papas)

Volveremos a colocar una capa de salsa de tomate y sobre ella, la capa de calabacines (todos)

Y ahora…. Otra capa de salsa de tomate, tal y como sale en la foto, por encima de los calabacines. Toca poner las berenjenas a modo de capa también y también pondremos todas.

Sobre la capa de berenjenas y antes de echarle el resto de salsa de tomate, pondremos las tiras de pimiento rojo y cebolla y por último bañamos este piso con la salsa de tomate que nos quede.

Antes de comerlo, aconsejo meter en el horno precalentado (precalentarlo a temperatura máxima, al menos 5 minutos, calor arriba y abajo) unos 10 minutos calor por arriba y por abajo con ventilador, temperatura 200º para sellar las capas y que se compacten los sabores y desde ahí a la mesa.

GARBANZADA

INGREDIENTES (Para 8 personas)

  • 1 Paquete de garbanzos, puestos en agua fría desde la víspera. Mínimo la noche antes de hacerlos.
  • 1 Compango,  esto es un chorizo de hacer de comer, una morcilla (no dulce) y un trozo de bacon. ideal el chorizo y la morcilla asturiana.
  • 2 vasos tamaño agua, de salsa de tomate casera (ya les dije que hicieran y tuvieran congelada, se usa en infinidad de platos)
  • 1 vaso tamaño de los de agua de cava (ya les explicaré más adelante el por qué)
  • Agua
  • Sal gorda
  • 1 hoja de laurel
  • 4 Cebollas grandes

MODO DE HACERLA

Pondremos los garbanzos en remojo la noche antes en agua fría. Hay que hacerlo en un recipiente bastante grande porque los garbanzos se hinchan y habrá que volver a poner agua por la mañana, antes de empezar a cocinarlos.

Cortaremos la cebolla en trozos pequeños, las cuatro y las ponemos en un caldero grande y con fondo con un buen chorro de aceite de oliva.

Cuando la cebolla ya esté transparente, incorporaremos el trozo de bacon sin partir.

Lo dejaremos hacerse unos 5 minutos para que vaya soltando sabor. Pasados los 5 minutos, incorporaremos el chorizo en trocitos.

Dejaremos a fuego medio un ratito, hasta que veamos que el chorizo ha ido soltando la grasa y el pimentón y la fritura vaya cogiendo ese color rojo. Ya el olor en este punto impregnará toda la cocina y olerá como las casas de nuestras abuelas. Cuando lleguemos a este punto, escurrimos el agua que le pueda quedar a los garbanzos y los incorporaremos al caldero. Los saltearemos a fuego medio unos minutos, sin dejar de darle vueltas para que se impregnen de la fritura.

Justo después incorporaremos los dos vasos,  tamaño agua, de salsa de tomate procurando que esta sea casera porque le dará un sabor único al conjunto. Removeremos y mezclaremos bien, uniendo fritura, garbanzos y salsa de tomate.

Ahora echaremos agua hasta que cubra más que la altura de los garbanzos.

Mantendremos la comida al fuego durante bastante tiempo (son al menos 2 horas) y siempre a temperatura media (mi vitro va de 1 a 9, yo la cocina al 6) y removeremos de vez en cuando. Para realzar el sabor, añadiremos 1 vaso de cava (si no tenemos cava, puede ser vino blanco) Lo del cava, según dice algunos expertos, ayuda a evitar las flatulencias que pueden provocar los granos cuando se cocinan.

Apreciaremos que a medida que pase el tiempo, el agua se irá consumiendo y mientras el garbanzo esté duro,  le iremos añadiendo agua, de vaso en vaso, que previamente habremos calentado. No se puede ir echando agua fría ni del tiempo.

Cuando haya pasado 1 hora y media de fuego, incorporaremos la morcilla también troceada, esto se hace al final porque la morcilla se deshace enseguida…. y a comer. Este plato es ideal como almuerzo único, se puede mantener en nevera hasta tres días y también es pato para guisar y congelar.

ESPINACAS A LA CREMA

INGREDIENTES

1 Manojo de espinacas. Por favor, que sean frescas. Las de bolsa una vez las cocinas no saben a nada y las congeladas sueltan mucha agua.

3 dientes de ajo

150 ml de bechamel

sal y pimienta

 100 grs de queso para gratinar (yo usé Gouda). Hay que rallarlo todo.

Aceite de oliva

MANOS A LA OBRA:

Cortamos los tallos de las espinacas, de manera que solo nos quedemos con las hojas verdes.

Las lavamos bien y las ponemos a escurrir o las pasamos por un centrifugador de verduras.

Mientras se secan bien, pelamos y cortamos los dientes de ajo en  trocitos.

En una sartén colocaremos una cucharada sopera de aceite de oliva y la pondremos a calentar. Cuando esté caliente, echaremos los trocitos de ajo picados y los freiremos hasta que empiecen a tomar color, sin que se quemen. En ese momento incorporaremos las hojas de espinacas y las saltearemos. Aconsejo que desde ya vayamos encendiendo el horno, a 180º función gratinar. Apreciaremos que las hojas de espinacas se van haciendo chiquititas y quedándose en menos de la mitad de su tamaño inicial, pero no se preocupen, aún así será un plato con mucho sabor.

Cuando ya estén salteadas, de un color verde oscuro y pequeño, bajaremos a fuego lento (3) e incorporaremos la salsa bechamel (en este blog la pueden encontrar en los rollos de pavo y puerro y en los vols au vent de berberechos) si utilizan bechamel de bote, aconsejo poner más cantidad de pimienta negra de lo que solemos hacer normalmente. Rehogaremos un poco más al fuego la mezcla anterior, apagamos el fuego e incorporamos la mitad del queso que previamente habremos rallado.

Removeremos bien el queso con el resto (ya apartado del calor) e incorporaremos todo a una fuente de horno. A mi me gusta ponerlo en cazuelitas de barro para horno.

Ahora repartiremos el queso rallado sobrante (la otra mitad) por encima, para gratinarlo después.

Y ahora al horno, con 5 minutos será suficiente (temperatura 180º, solo por arriba, gratinar, sin ventilador) para tener un plato sano y delicioso. Advierto que a pesar de ser espinacas, los niños así se las suelen comer sin dar mucho problema. 

PAPAS AL HORNO CON ROMERO

Esta es una guarnición diferente para no cansarnos de las papas fritas o sancochadas a la hora de acompañar nuestros platos estos días.

INGREDIENTES:

  • 4 papas grandes
  • Aceite de Oliva
  • Sal
  • Unas ramitas de romero fresco o en su defecto, romero en especies
  • 1 diente de ajo

MODO DE HACERLAS

Lavaremos muy bien las papas y las pondremos a guisar en agua hirviendo. Solo las tendremos guisando unos 10 minutos. No las pelaremos antes de guisarlas para que después en el horno, no se nos resequen.

Una vez pasados los 10 minutos de hervor, las escurrimos y las dejamos atemperar hasta que podamos pelarlas sin quemarnos.

Una vez peladas, las partiremos toscamente en pedazos algo más grande que cuando hacemos tortilla.

Este es el momento de encender el horno, a 180º arriba y abajo.

Colocamos las papas en una fuente apta para el horno y con ayuda de una batidora, batimos el aceite de oliva con el diente de ajo hasta molerlo. Al diente de ajo debemos retirarle el centro para no repetirlo.

Una vez mezclado y con ayuda de un pincel de cocina, pintaremos las papas con todo el aceite. Espolvorearemos con el romero (freso o especie) y un toque de sal.

Metemos en el horno durante 20 minutos a la misma intensidad de calor que lo tenemos y una vez pasado el tiempo, tendremos una guarnición sabrosa y diferente con la que acompañar cualquier plato tanto de carne como de pescado.

FRITATA DE TOMATE

Esta es una receta ideal para cualquier cena. El ingrediente principal lo pueden variar por cualquier otro, siempre teniendo en cuenta que si se trata de algo muy duro o que lleve mucho tiempo de cocción, habrá que guisarlo primero.

INGREDIENTES (Para 2)

  • 1 Tomate grandito y a ser posible madurito.
  • 1 diente de Ajo
  • Unas hojas de Albahaca
  • 2 Huevos
  • Queso Parmesano rallado
  • Aceite de Oliva
  • Sal gorda

MODO DE HACERLA

Empezaremos cortando el ajo muy menudo y procurando retirarle el centro para no repetirlo . Una vez lo tengamos partidito, en una sartén cubrimos el fondo, sin excesos, de aceite de oliva y cuando esté calentita añadimos el ajo troceado y mantenemos a fuego medio porque no debe quemarse.

Mientras se hace el ajo, vamos partiendo los tomate en rodajas, no muy gruesas pero tampoco demasiado finas para que no se rompan.

Una vez cortado, salteamos el tomate en la sartén con el ajo, como un minuto y medio por cada lado. Al colocar los tomates en la sartén lo haremos con cuidado y procurando que  cubran todo el diámetro de la sartén. Echaremos un poco de sal gorda al gusto encima.

Aprovechamos el tiempo en el que se van salteando los tomates para batir los huevos.

Cuando ya tengamos los tomates salteados, incorporamos por encima el huevo batido y bajamos el fuego a temperatura baja (yo lo hice a potencia 3 y vitro llega hasta el 9). Se trata de que el huevo vaya cuajando sin darle la vuelta. No estamos haciendo una tortilla.

Observaremos que primero se irá haciendo por los bordes y para que se vaya haciendo bien, podemos darle movimientos en redondo a la sartén.

Cuando empecemos a apreciar que se van haciendo agujeritos en la parte del huevo, eso es que ya va cuajando y le quedará poco. Como mucho unos cinco minutos. Hay que evitar que se queme por debajo. Cuando apreciemos esos agujeritos de los que les hablo, cortaremos muy menudas las hojas de albahaca fresca y la incorporaremos por encima. Y lo mismo con el queso rallado.

Ahora apagaremos el fuego y con el calor residual se irá derritiendo el queso y una vez conseguido ya está lista para comer…. Cuidado al volcarla en el plato. Como idea que sepan que la he hecho en otras ocasiones con calabacines y cebollino o con zanahoria y queso azul por encima, pero la base de ajos y huevos es exactamente igual para todas. La hierba fresca la que prefieran.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 opiniones en “Recetas para estos días”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.