Publicado el

Solomillo de pavo laqueado

Recuerdo que el día que me animé a preparar esta receta, andaban por casa algunas de las amigas de mi hija la mayor. La verdad que fui muy valiente porque los sabores no les eran muy comunes y porque al ser la primera vez que la preparaba, podía ser que no estuviera buena o que no me saliera bien pero no, todo saló bien, a todas les gustó, todas repitieron y a medida que fueron llegando a sus casas sus mamis o papis me fueron llamando para pedirme la receta.

Después de esto, el solomillo de pavo laqueado se ha convertido en un clásico por derecho en el menú de casa. A todos les sorprende cuando lo prueban por la intensidad de su sabor junto con la suavidad del pavo cuando se cocina al horno el tiempo exacto como para que no  se seque.

Es muy fácil de hacer, como casi todo lo que cocino, entre otras cosas por falta de tiempo. Cuando veo a esos chefs con laboratorios en sus cocinas donde preparan esferificaciones, espumas y toda suerte de texturas llenas de sabor, la envidia me recorre desde los ñoños hasta los últimos pelos de la coleta pero enseguida aterrizo y pienso, pero Vane, dónde vas? No tienes tiempo, no tienes tanto talento y solo con las ganas no salen esas obras de arte.

Así que me sigo conformando con mi horno, con mi vitro, mi nevera, mi batidora y mi despensa y mientras lo que surja esté bueno, todos felices y con el corazón contento, porque las barriguitas estarán llenas.

 

INGREDIENTES

  • 2 Solomillos enteros de pavo (se puede hacer con pollo o con cerdo pero varían los tiempos de cocción al horno)
  • 1 diente de Ajo
  • 2 cucharadas soperas de Azúcar (preferible azúcar morena pero no es indispensable, sirve blanca)
  • 6 cucharadas soperas de salsa de Soja
  • 2 cucharadas soperas de Kétchup
  • 1 cucharadita (tamaño moka) de Jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada tamaño postre de Miel
  • 1 cucharada tamaño postre de Vinagre de manzana
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Aceite de Oliva

MODO DE HACERLO

Primero que nada salpimentaremos los solomillos y los colocaremos en una fuente.

Ahora prepararemos el adobo y para ello colocaremos en un vaso de batidora, el diente de ajo (retiraremos el germen) lasoja, el azúcar, el kétchup y el jengibre y batiremos bien todo a la vez.

Con esta mezcla bañaremos los solomillos y taparemos la fuente. Lo conservaremos en frío al menos una hora como mínimo.

Unos diez minutos antes de que pase el tiempo de marinado, iremos encendiendo el horno a 180º arriba y abajo. Mientras tanto sacaremos los solomillos de la fuente y los colocaremos sobre una bandeja de horno; previamente engrasada con aceite de oliva.

Ahora mezclaremos el vinagre de manzana con la miel en vaso y con la ayuda de un pincel pintaremos los solomillos por todos los lados. Antes de introducir en el horno bañaremos ligeramente por encima con el adobo y el resto lo reservamos.

Introduciremos en el horno que ya estará caliente, la bandeja y hornearemos durante diez minutos.

Pasado ese tiempo, sacaremos los solomillos, les daremos la vuelta y bañaremos con el adobo restante. Volveremos a introducir en el horno cinco minutos más y ya los tendremos listos.

Ahora cortaremos los solomillos en medallones y para los restos de la salsa que han quedado en la bandeja quizás habrá que raspar un poquito. Si quieres que sea más fácil, echa medio vaso de agua caliente, raspa y saldrá estupendamente.

 

 

 

 

 

Ya por último solo tendrás que regar los solomillos con la salsa y acompañarlo de una guarnición como quinoa, arroz blanco, papas o cualquier verdura asada….. está riquísimo y con tantos contrastes en su sabor que no dejará indiferente a nadie que lo pruebe. De verdad que está es una receta para guardar y hacerla cada vez que se nos antoje que les adelantó que serán muchas veces.

2 opiniones en “Solomillo de pavo laqueado”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.