Publicado el

Mari Trini y la homofobia

 

Mari Trini en una actuación.
Mari Trini en una actuación.

Mari Trini ha sido condenada al ostracismo por enfrentarse cuerpo a cuerpo contra el patriarcado. Fue condenada, y sigue condenada en el inconsciente colectivo, por muchas razones: porque fue lesbiana, con y sin Franco, sin ocultar demasiado su identidad sexual; y en España ser lesbiana se paga muy caro, siempre, al menos en el mundo artístico o televisivo. El ejemplo lo tenemos en Rosana y cómo es apodada en el mundo artístico, o cómo trataron a Encarna por ser lesbiana: jamás lo negó, ni lo afirmó, pero fueron a por ella como han ido a por Mari Trini. Lo de Mari Trini es pura homofobia, ¡ojalá la generación Z y las posteriores o la misma millennial rescaten a esta gran artista! Tampoco importa que la rescaten, porque Mari Trini es un clásico sea escuchada o no. Es como un aria de Puccini. Lo de Mari Trini no tiene nombre, ya lo he dicho: el instinto carca, patriarcal, machista, homófobo que tienen las mujeres y los hombres- de ayer y hoy- hizo todo lo posible por desacreditar a Mari Trini por sus labios, por su orientación sexual, por cantar en otros idiomas (cosa que muy pocos pueden decir) o interpretar clásicos franceses en el idioma de Cervantes. Les molestaba que fuera libre. Les fastidiaba que tuviera libertad económica y que encima fuera buen persona, pero nunca fue una «señorita tranquila y sencilla», esa no fue ella.

Publicado el

Camilo Sesto y cómo ser Peter Pan

 

Camilo Sesto, eternamente joven.
Camilo Sesto, eternamente joven.

Camilo, en los últimos años, vivía condenado al pasado como pasa con la gran mayoría de las glorias de este país. Condenado, agarrado al palo del pasado porque este presente es para los cretinos y los farsantes, porque este presente de artistas de chatarra no respeta la tradición. Camilo Sesto es tradición. Forma parte de la historia musical del mundo junto a Julio IglesiasNina Simone o el mismo Caruso. Pero, Camilo en sus últimos años era “El operado”. Sus canciones, su repertorio, su vida y su gloria eran objeto de burla porque en España el artista debe ser perfecto. Es lo que tiene pasar por un quirófano: puedes salir como un bellezón venezolano o como Camilo. Pero, ¿qué importa? Lo intentó y no salieron bien las cosas. La cuestión va más allá del bisturí, Camilo es y seguirá siendo el eterno Peter Pan: siempre niño, siempre joven, siempre guapo, siempre rodeado de amigos que existen divirtiéndolo. Era un niño en cuerpo de hombre, nunca mandó en su vida (en mi opinión): todo se lo dejaba a los secretarios, a los asistentes, a la ama de llaves. Lo suyo solo era cantar, interpretar, continuar con el espectáculo.

 

 

“Perdóname, perdóname, perdóname. Si hay algo que quiero eres tú.”

 

Publicado el

Chiquetete ha muerto

Chiquetete en concierto ©DiariodeSevilla
Chiquetete en concierto ©DiariodeSevilla

La voz más tímida del flamenco le pertenece a este gran artista que es, y seguirá siendo, Chiquetete. Su arte va más allá de la adicción que padeció (y de la que pudo recuperarse), o ser denunciado por malos tratos. Volveré, volveré porque te quiero hasta tu puerto. Así es, ayer murió la persona y el personaje pero renace el artista y su obra. Florecerán las mejores baladas flamencas que ha dao un gitano, renacerá como el anticristo en el apocalipsis por orden del arte. Arte, el arte que menospreciaron los que no perdonan a quienes cumplen su condena. Como persona será lo que cada cual crea. Juicios y opiniones sobre la persona hay miles, pero no deben afectar al artista. Continuar leyendo “Chiquetete ha muerto”