Publicado el

María Jiménez

 

María Jiménez para Rolling Stone España. Jerónimo Álvarez, fotógrafo.
María Jiménez para Rolling Stone España. Jerónimo Álvarez, fotógrafo.

 

María Jiménez no sólo canta desde el coño, sino desde un espacio donde los dioses se quedan a las puertas. Un espacio donde sólo pueden entrar los débiles, los marginados, los genios, los estudiantes que se matan estudiando de madrugada, los funcionarios y todo aquel que ha sufrido. María es la alegría para los que han sufrido. Ella es el triángulo perfecto de la copla. Mucho más perfecto que el de Isabel Pantoja. Se equivocan los ingenuos que consideran a Isabel, la última de la Copla. La última grande es María Jiménez, porque no imita. Isabel sí, copia perfecta de las grandes, mientras que María fusionó copla, bambino music, flamenco, sabina music, bolero y bulería en una misma voz. La misma voz que nos dio a sus admiradores, a sus fieles amantes- toxicómanos de su arte- la alegría de su resurrección a la música. Una resurrección parecida a la de Cristo: no murió, porque ella es inmoral como el espíritu de Cristo. Y año tras años, será más inmortal para las generaciones venideras. María con su último trabajo musical, junto a Miguel Poveda, me ha recordado mucho a Chavela Vargas aunque no se parezcan en nada. Coincido con un colega en este punto. Cantó desde un rincón del alma, desde las profundidades del pantano espiritual, desde lo más hondo e inmaculado que pueda haber en la voz de un ser humano: su honradez. «María es una corazón valiente, de Luz, que vence a la oscuridad», eterna María.

Publicado el

“Apunta adonde duele, que todo irá bien” de Rosy Robayna

 

Portada del genial libro hecha por la pintora Saro Armas.
Portada realizada por la pintora Saro Armas.

 

El libro de Rosy Robayna es una novela de verdades, donde el corazón es un ente independiente con dos manos para escribir; unos labios para besar y una sonrisa para enfrentarse a las alegrías y a las penas de la vida. Rosy ha hecho lo que pocos, escribir un libro sólido marcando la diferencia con la literatura líquida que reina nuestras librerías, que lidera nuestros escaparates. El libro de Rosy es luz, Luz en mayúsculas que se asoma a primera hora de la mañana, mientras el aire fresco llena nuestros pulmones de mar y alegría. Rosy Robayna y su hija literaria “Apunta adonde duele, que todo estará bien” se encuentran en la historia de la literatura canaria. Hay libros que se publican para dárselas de escritor o escritora; o para ligar más o para matar el tiempo. Rosy Robayna ha escrito literatura, con la belleza que sólo una escritora de la experiencia y la sensibilidad conoce. Grande, entre las grandes. Su libro es un faro, una calle donde las gentes discuten y se aman, una pistola a punto de disparar a un tirano o a uno mismo. Su libro es la vida. La vida que merece ser leída.

Publicado el

El coño de Ana Oramas

 

Ana Oramas en Cope.
Ana Oramas en Cope.

 

Ana Oramas tiene un coño independiente que se pasea por el Congreso o por las calles de Santa Cruz. Su coño (patrimonio inmaterial de la humanidad con permiso de mi Culiao) es un ente independiente que va más allá de los dictámenes partitocráticos. Sólo se me ocurre felicitar y aplaudir su poderío coñil. Sus ovarios, por otro lado, son asteroides que luchan contra el sanchismo– sometimes-, o se declaran nacionalistas canarios a favor de la nación española. En los sistemas democráticos deben existir figuras independientes, Ana lo fue mientras duró su discurso. Rompió con la esclavitud de partido– mal llamada disciplina de partido-, y apostó por su propio criterio. Oramas no es una persona formada en teoría política. Es lista, pero no inteligente. Lo importante es que es graciosa y defiende- a su manera- la nación española. Carlos Sosa le dedicó « ¿Y a ti qué te importa la unidad de España?». La unidad de España es cosa de todos y de todas (lenguaje progre), e incluso de aquellos que no quieran formar parte de España. He leído su artículo, Carlos. Es graciosillo, es interesante el análisis que hace de Coalición Canaria aunque con algún agujero que otro. Todos tenemos agujeros, no se preocupe. Algunos cerrados y otros abiertos. La democracia necesita agujeros abiertos de mente, para que seamos libres. No sé si lo hiciste con capciosidad, Ana, pero «óle tú por haberlo hecho».