“Apunta adonde duele, que todo irá bien” de Rosy Robayna

 

Portada del genial libro hecha por la pintora Saro Armas.
Portada realizada por la pintora Saro Armas.

 

El libro de Rosy Robayna es una novela de verdades, donde el corazón es un ente independiente con dos manos para escribir; unos labios para besar y una sonrisa para enfrentarse a las alegrías y a las penas de la vida. Rosy ha hecho lo que pocos, escribir un libro sólido marcando la diferencia con la literatura líquida que reina nuestras librerías, que lidera nuestros escaparates. El libro de Rosy es luz, Luz en mayúsculas que se asoma a primera hora de la mañana, mientras el aire fresco llena nuestros pulmones de mar y alegría. Rosy Robayna y su hija literaria “Apunta adonde duele, que todo estará bien” se encuentran en la historia de la literatura canaria. Hay libros que se publican para dárselas de escritor o escritora; o para ligar más o para matar el tiempo. Rosy Robayna ha escrito literatura, con la belleza que sólo una escritora de la experiencia y la sensibilidad conoce. Grande, entre las grandes. Su libro es un faro, una calle donde las gentes discuten y se aman, una pistola a punto de disparar a un tirano o a uno mismo. Su libro es la vida. La vida que merece ser leída.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.