La revolución de Rosalía

Portada del disco " El mal querer" producido por Rosalía y El Guincho.
Portada del disco ” El mal querer” producido por Rosalía y El Guincho.

Rosalía, acabo de ver tu entrevista con Buenafuente y me has convencido. Desde que versionaste aquel poema de San Juan de la Cruz supe que eras algo más que una voz flamenca. Para mí, ya formas parte del olimpo de los dioses del flamenco por tu personalidad y por la originalidad de tu música. El fenómeno, este fenómeno que has formado (con tu carisma y tu arte) me recuerda a la revolución que supuso Lole y Manuel, primero, y después Camarón en el universo flamenco. Eres una genio, y no un producto en manos de unos tipos obesos con ganas de ganar pasta. Diosa que gobierna sobre el olimpo del flamenco contemporáneo. Sos una diosa vestida de chándal y mantón de manila. En tu entrevista con Andreu mencionaste al terremoto más grande que ha pasado por Jerez, Paquera de Jerez, o a la mujer más fuerte que ha pario mare, La Niña de los Peines. Rosalía, ahora, ya eres una leyenda como ellas. El que Almodóvar haya apostado por ti es un hecho histórico. Tan histórico como tu último disco. Cuando termine de escribir este artículo iré a El Corte Inglés a comprarme “El mal querer”, un disco revolucionario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.