Publicado el

Ayer me encontré a Marruecos en el bar

Ayer, me encontré a Marruecos en el bar. Estaba hasta arriba de whisky y té verde, una rara combinación que le revuelve el estómago. Estaba en el suelo, después de cuatro copas. Lo levanté, y comenzó a maldecir a sus hijos. A su padre. A Dios. A sus primos. Y a todos los camareros del bar “Aziz Ajannouch”. Les escupía, maldecía en nombre de Dios. Pedía perdón a Dios, y al rato retomaba su batalla de gapos y golpes contra los camareros. Quiero más té, quiero más whisky: una metáfora de la alegría y el pan que tiene Marruecos, encima. Los camareros están a lo suyo. Le meten algún puñetazo ocular, no más; o dos o tres desprecios por segundo de indiferencia; o simplemente le impiden la entrada al bar. Tú en la puerta como los klab, como los perros. El primer camarero se llama “Sidi Ali”, sirve copas a todo el mundo y es el encargado de la barra. “Afriquia” es de esas camareras que harta de tanto acoso, dio un golpe en la mesa y la empezaron a respetar los monstruos. Y por último, “Centrale” que es algo así como el gerente del local. Éste abre el bar por las mañanas, y le sirve los leche/leche a los madrugadores: a los obreros, a los limpiadores, a los empresarios, a los comerciales, a los periodistas, a los basureros, a los estudiantes y a todo quisque. Le sirve cafelitos o bocadillos, la carta es muy reducida. A Marruecos se le ocurrió quejarse al padre de Aziz Ajannouch, el primer dueño del bar. Los camareros se enteraron, y le prohibieron la entrada después de drogarlo. Ayer, me encontré a un Marruecos con ganas de té, pasta, whisky. Vi a un Marruecos con ganas de vivir, de tirar hacia delante pero sus ojitos blancos y esa boquita temblorosa se lo impedían. Marruecos está drogado, por unos narcotraficantes emocionales que nunca han conocido la grandeza de mi hermano Marruecos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.