Publicado el

María Dolores Pradera

Doña María.jpg
María Dolores Pradera es la española más mexicana de este mundo, es la gran embajadora de esa música que llena el vacío- muy vacío- del alma con la sinceridad bolerosa, rancherosa. Murió la esmeralda más brillante de la música, eso dicen. Pero, yo sé que continúa viva más allá de las guitarras desafinadas de este mundo. Ella ha volado a la guitarra eterna, donde su voz es la guitarra gloriosa que hace feliz– sigue haciendo feliz a las personas como siempre- a todos los limeños que le ofrecen jazmines y rosas; a los habaneros que le ofrecen sus puros Cohiba, licores bendecidos por el gran Niño. María canta, mientras los profetas lloran su muerte y los gitanos se rompen sus enaguas. ¡Ha muerto lo más grande!, gritó la gitana con to’a su alma a sabiendas que la escuchaba. María se emociona, ha llegado la hora de cruzar del puente a la alameda. Un río la espera allá por la alameda, la espera él con su barca. Los gitanos la ponen guapa, la limeña le regala un jazmín con forma de salvación (eternamente recordada, esa será tu salvación).