Güi Güi no es un cuento chino

COSAS MÍAS

***

Veo que Güi Güi se pone a la venta en China. Sería igual de triste que se vendiera en cualquier otra parte, pero el hecho de que sea en China hace que sea más preocupante, porque estamos viendo la voracidad del país asiático, dispuesto a implantarse en los cinco continentes, especialmente en África. Si ya es terrible que una zona tan especial quede a merced de la especulación urbanística e inmobiliaria, que caiga en manos que solo buscan sacar beneficio duele más, porque me temo las presiones que habrá sobre las instituciones encargadas de velar por la conservación de los espacios. Güi Güi puede aparecer en cualquier paquete de negociaciones empresariales con los chinos, y ya conocemos la facilidad con que nuestro políticos transigen frente a los países poderosos. Anuncio que a quienes nos oponemos a tal desastre nos tratarán de ignorantes y paletos, como hicieron cuando las prospecciones petrolíferas. La historia de siempre. Digo yo que, si es zona tiene tanto valor -y lo tiene-, ¿por qué el Cabildo y el Gobierno de Canarias no la compran para dejarla como está? Son 6 millones de euros, una cantidad que siempre encuentran para cualquier machangada que se les ocurra. Esto es importante y hay que pararlo.
guigui1.png

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.