¿Cómo es posible? (la gran falsificación)

¿Cómo es posible que, con la que está cayendo, el Presidente del Gobierno tome vacaciones? Pero es que, además, las vacaciones presidenciales son carísimas: seguridad, personal de servicio, desplazamientos en avión privado… De esta forma no hay quien crea en los dirigentes, es que no tienen ni un gesto, y luego pregonan austeridad.
¿Cómo es posible que María Dolores de Cospedal tenga la inoportuna ocurrencia de subir el sueldo a los cargos de segundo y tercer orden de Castilla-La Mancha? Para colmo, dicen que el PSOE no está legitimado para pedir explicaciones por ello. Es decir, cuando Gobierne el PP podrá hacer lo que quiera porque, según ellos, siempre será menos que lo que han hecho los socialistas. Otro gesto de los que pregonan austeridad.
zz777754.JPG¿Cómo es posible que sigan subiendo el paro en Canarias mientras a políticos y dirigentes sociales se les llena la boca diciendo que tenemos la mayor ocupación turística en muchos años? Esto se comenta solo.
¿Cómo es posible que…? Es posible porque estamos en manos de irresponsables que solo se miran su ombligo. Todo es una gran falsificación.

3 opiniones en “¿Cómo es posible? (la gran falsificación)”

  1. Lo de la clase política canaria es para salir corriendo, en serio. Tenemos unos indicadores que en Venezuela o Colombia llevarían a la destrucción del Estado o a un “caracazo”, con barrios enteros repletos de paro, delincuencia y fracaso escolar, y nuestros “representantes públicos” siguen con sus jueguecitos. Ayer La 2 emitió en EL ESCARABAJO VERDE la primera parte de un documental sobre el asunto de los sebadales y el Puerto de Granadilla. El documental entrevistó a biólogos, especialistas, y mostró el sonrojo de los corrompidos políticos que nos ha tocado en suerte: el Presidente diciendo que “todo era científicamente correcto” sin que se le cayera la cara de la vergüenza, o la ignorancia en una TELEVISON PUBLICA de la La concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Santa Cruz, Luz Reverón, diciendo que “picaban y arañaban, y había algas venenosas”… la ignorancia, la corrupción, la poca vergüenza de estos necios puestos en lugares de poder llama a la insurrección. Esto no puede seguir así. Mientras, los ciudadanos pedriendo sus trabajos, sin esperanza, ni salidas, y estos malnacidos, analfabetos herederos del feudalismo, destrozando lo poco que nos queda. Tenemos que hacer algo ya, y no es hacer “El Monstruo del Sebadal”. Esto es ya un asunto de visa o muerte.

  2. Previamente, me gustaría advertir la gracia (si se ha hecho a intento) del comentario @1: Asunto de “visa”. Y si no se ha hecho es un acierto igual.
    Y, por lo demás, Emilio, ahí tienes el efecto del gran engaño de la II Restauración Borbónica: Dos partiditos para el pim pam púm; sindicatos aborregados; el poder financiero y los grandes medios de comunicación. Leyes de protección al delincuente; sistema judicial carente de Justicia, que sirve al delincuente y se sirve del contribuyente.
    A eso condujo la tan adorada Transición que algunos siguen ensalzando y que costó unos muertos que, seguro, no habrían querido este final.
    Mientras, la alternativa es seguir confundiendo República con Frente Popular, Democracia con demagogia, protesta con telebasura, indignados con anarquía…
    Y el pueblo dócil que no se queje: Siempre podrá elegir entre (los amigos de) los partidos políticos. La sgae o la conferencia episcopal.
    Y que no proteste. Siempre encontrará de frente un artículo de prensa que le tire de las orejas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.