La percepción social de la homosexualidad

ZPERASMANZANAS.JPGEn estos días una entidad deportiva, cultural y recreativa de mucho prestigio social en Las Palmas de Gran Canaria ha denegado el pase al acompañante de un socio porque ambos componían una pareja del mismo sexo. Es volver otra vez al asunto de las peras y las manzanas de Ana Botella. El ruido que se armó hizo que inmediatamente esa entidad hiciera público un comunicado rectificando su anterior posición claramente discriminatoria. Aparentemente ha sido un episodio fugaz, pero ha servido para poner de manifiesto algunas carencias de nuestra sociedad. En primer lugar, el presidente de ese club dijo que se acogió a la tradición para negar los pases, con lo que esa tradición vendría a legitimar cualquier comportamiento de la índole que fuera. No todas las tradiciones son defendibles, hay unas que sí y otras que son claramente deleznables y por lo tanto una sociedad avanzada debería prescindir de ellas, porque si no, con el mismo argumento justificaríamos las peleas de perros o el lanzamiento de cabras desde los campanarios. Luego han salido comentarios muy curiosos en los distintos foros en los que se airea que haya hoteles en los que solo se admiten homosexuales. El asunto es complejo, porque si bien se puede entender que estos establecimientos existen precisamente por el rechazo que hay en otros a compartir la piscina y el solarium con parejas homosexuales, también es cierto que se crea el efecto ghueto, y eso a menudo es criticado por otros sectores incluso de la población homosexual. Con este incidente se ha puesto otra vez sobre la mesa la evidencia de que bajo la pátina de tolerancia con que se cubre nuestra sociedad se esconden rancias actitudes muy reaccionarias, en las que el ideal humano perfecto es ser blanco, varón, cristiano (por aquí católico), heterosexual y a ser posible rico (los pobres por lo visto tampoco son de fiar).

5 opiniones en “La percepción social de la homosexualidad”

  1. Y por qué los que estamos en el grupo de “tradicionales” -que es mayoritario- tenemos que aceptar estos modismos, mejor dicho, la publicidad de estos modismos? Siempre han existido estas “parejas” y en algunos casos, las sabíamos y no comentabamos nada, ni a favor ni en contra, y ahora, son estos individuos e individuas, que se ponen a “jugar a las casitas” lo publican y quieren que lo aplaudamos y yo no puedo seguir pensando… lo que pienso. Pobres socios del club que se ha visto vapuleado por aferrarse a la “tradición” ¿Se han “cabreado” con razón, aunque se les estan comparando a las cabras que se tiran desde el campanario de la Iglesia del pueblo.
    Usted perdone, D. Emilio pero, no comento su comentario, sino comento, desde el charco de mis dudas, el asunto base del tema.

  2. Pues en el Sur guste o no guste se lo están pasando pipa en el Party Gay y está muy bien que con la que está cayendo no vayan solo a meditar sino a divertirse porque no me quites tu risa, claro que tampoco me quites el Pan..

  3. Gracias Emilio por tu comentario mis entradas en face son rápidas y lo que digo no creo que interese mucho, pero mira por donde hoy al leer que Constantino Romero Ha muerto estuve más rato y entré a ver que ponias.
    Y Como lo Del PP me pone “Crispada” y que se metan con Homexuales, pues más y viendo como se lo han pasado en el Sur, necesitabamos esa alegría, y por supuesto no descrminar a nadie además aquí nos conocemos todos….Y como decía Blade Runner el replicante….he visto quemarse las naves más allá de Orión, asi que no nos quiten la risa ni el pan, Besos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.