Sara Montiel versus María Montez


Es tan procaz e hipócrita el modo en que tratan de explicarnos el gran timo de esta supuesta democracia, que ya no sé por dónde empezar. Hablaré de otra cosa y seguramente pagarán justos por pecadores. Por eso voy a hablar de un asunto banal: Sara Montiel. Y lo hago porque hace unos días, en una larga entrevista, la superdiva que fuma puros (todo muy femenino) se ufababa de ser la primera española en conquistar Hollywood. Como he dicho muchas veces, el arte es cuestión de gustos, y desde luego Sara Montiel no forma parte de mi imaginario de artistas favoritas. Y digo artistas porque es más ambiguo; si trato de imaginarla como actriz me chirría esa cara inexpresiva que nada transmitía, y si la rememoro como cantante me zumban los oídos. De Lola Flores dijo el New York Times cuando actuó por primera vez en Nueva York: «No sabe cantar, no sabe bailar, no sabe actuar, pero no se la pierdan, es genial». Es decir, Lola Flores tenía ese algo mágico que transmitía, justamente de lo que, con los mismos aperos técnicos, carecía Sara Montiel. Era guapa, eso es innegable y tenía un cuerpazo que hacía temblar las rodillas a los hombres, fueran Gary Cooper, un altísimo poeta como León Felipe o un Premio Nobel como Severo Ochoa. Pero eso no es arte, es biología. Aun así, pudo ser una estrella, porque para ello no es condición indispensable ser una gran actriz; ha habido estrellas rutilantes que no fueron buenas actrices (Kim Novak), y por el contrario grandes actrices que nunca gozaron del status de estrella (Ronda Fleming). zzmontezmontiel.JPGPero Sara Montiel no fue ni una cosa ni la otra, aunque es cierto que en los años cincuenta, después del éxito de El último cuplé, la recibían multitudes, pero no en Hollywood precisamente, como ocurría con Sofía Loren. Y esa película tenida por mítica es una cinta razonablemente bien rodada con escasos recursos, gracias al talento del director, Juan de Orduña. Y en ella se salva casi todo, menos las protagonista. Y es verdad que cantó (bueno, entonó) las canciones en la película, pero mucho no debía confiar la discográfica en sus valores musicales cuando no se hizo un disco hasta muchos años después, y sí que otras cantantes grabaron aquellas canciones y vendieron muy bien, como hizo Mary Sánchez en Colombia acompañada al piano por el Maestro Sansón. De manera que ese supuesto mito de la Montiel no es que sea inexplicable, es que en realidad no hay nada que mitificar. Y en cuanto a que fue la primera hispana en triunfar en Hollywood habría mucho que decir, porque muchas llegaron antes que ella a hacer papeles secundarios (Katy Jurado, Dolores del Río, María Félix, Libertad Lamarque). Conquistar Hollywod es algo que pocas extranjeras han logrado a lo grande, y hacerlo es ser Greta Garbo, Marlenne Dietricht, Hedy Lamarr, Jean Simmons, Sofía Loren… Ni siquiera actrices tan grandiosas como Caterine Deneuve o Claudia Cardinale puden presumir de haber conquistado Hollywood. De ascendencia hispana sí que fue una estrella Rita Hayworth. Pero antes, durante todos los años cuarenta, la hispana que sí era un número uno fue María Montez, dominicana de padre canario y educada en un colegio religioso de Canarias. Es decir, una canaria (ya puestos a forzar el asunto) llegó a Hollywood y a lo grande mucho antes que ella, que hizo de secundaria en Veracruz quince años después (¿esa es su Casabanca de Ingrid Bergman, su Desayuno en Tiffany’s de Audrey Hepburn? Y si hablamos de una española en Hollywood tenemos que hablar de Conchita Montenegro, que triunfó a lo grande en los años 20 y 30, aunque nadie lo recuerde porque ella se retiró en los años cuarenta y nunca más concedió una entrevista ni aceptó medallas u homenajes (murió en 2007 a los 95 años). Así que, Sara Montiel puede decir misa, pero los datos están ahí, y lo que no entiendo es por qué ese empeño en repetirnos que es un mito. Hasta Elsa Pataki ha llegado al mismo lugar que ella: a ninguna parte, pero en inglés.
***
(Ninguna de las dos fue una gran actriz, pero haría falta estar ciego para no reconocer que ambas eran bellísimas, solo que una fue una estrella de la segunda época dorada de Hollywood y la otra no).

11 opiniones en “Sara Montiel versus María Montez”

  1. Pues tienes muchísima razón: Sara Montiel hizo un par de películas en Hollywood, pero ni mucho menos se convirtió en una estrella. Pero ya se sabe: en el país de los ciegos… Le resultó relativamente fácil echarse el pisto cuando regresó.
    Pero hay que reconocerle una cosa a la Montiel: se ha sabido vender como pocas. Tiene sus méritos, mayores o menores, pero alguno tiene, y los ha sabido amplificar, explotar y promocionar muy bien. Y eso también es cierta forma de estrellato.
    El caso de la Montez es un misterio: en pocos años se hizo un hueco en la serie B, llegó a ser protagonista absoluta de varias cintas, creó una identidad propia… la pena es que murió prematuramente y ninca sabremos si hubiera llegado a dar el salto a producciones más prestigiosas.

  2. Como no me saldrán las fotos intentaré explicarme, mi abuela me llevaba al cine porque era pequeña y se suponia que no entendería eso de «juró amarme un hombre sin miedo a la muerte»….Hasta que un dia el portero del Royal no me dejó entrar porque ya entendería eso de Nena me decía loco de pasión. Mi pobre abuela se fastidió, el cine en mi casa era casi un ritual.
    Sara era muy guapa y levantaba la ceja como nadie.La Violetera, Compreme usted este ramito que no vale más que un real….compremelo señorito….Y sus labios se unian haciendo un mohín muy sexy, no sé si entonces se usaba ya el Botox. Sara decía que Gary Cooper que está en Los Cielos, se enamoró de ella, Burt Lancaster según ella usaba más rimmel que ella.
    No sé si es bueno o malo pero no ha sabido envejecer como una señora normal.Claro que normal nunca fue.
    En mi casa gustaba más María Felix Maria Bonita…más Que Maria Montez.
    La canción de Ven y ven y ven chiquillo vente conmigo….no la entendia cuando ella le decía «Ya sabes pa lo que digo», pero no me lo explicaban.
    Hija de un diplomático español oriundo de las Islas Canarias llamado Isidoro Gracia García, María sintió desde niña una gran atracción por el mundo del cine, soñando desde temprana edad con convertirse en actriz de Hollywood.
    Este sueño logró hacerse realidad cuando después de trasladarse a los 23 años a Nueva York para probar fortuna en el mundo de la moda, fue contratada por los estudios Universal a comienzos de los años 40. En esos momentos adoptó el nombre artístico de María Montez, en homenaje a una bailarina llamada Lola Montez. Hizo muchas películas, tuvo amores, se casó y se separó.Quizás se muy poco porque murió de un Infarto siendo muy joven….Vidas vividas a tope.
    http://youtu.be/mA9t6TC9jo4
    Me encanta lo de la cheslong.
    http://youtu.be/DoTCqmfMabk
    Mi padre me contaba que Agustín Lara enamorado hasta las trancas de Maria Felix le componia las más dulces y venenosas canciones de Amor. Ya ves en casa se hablaba mucho de cine y yo escuchaba, Claudia Cardinale a la que nombras es la amante de un ex-presidente Francés y Catherine Deneuve, tuvo a su Marcelo y una hija con él.
    Yo a escondidas las imitaba ante el espejo.
    Tb se hablaba de Jorge Negrte, mi madre fue a verlo llegar en tren, y el ante esa explosión femenina me dijo que dijo, ¿No hay Hombrs en España?.
    De noche me llevaban al cine y así odie a las Mejicanas y una que no recuerdo cual era se pasaba la noche diciendo ¿Verdad Carmelita? y mi padre me la repetia para hacerme rabiar, ¿Verdad Carmelita?.

  3. Tenés toda la razón, Sara jamás fue una etreella de Hollywood, bella es cierto, pero nada más. En cuanto a la Loren me da pena decirlo porque la amo, es mi idolo, mi icono, pero su triunfo en la mec del cine es relativo, si investigás bien, jamás tuvo una película super taquillera en Hollywood, sus mejores films fueron en Italia. Pero es Sofia y con eso todo esta dicho. Felicidades.

  4. C…aramba, D. Emilio, sí que Ud. es aficionado al Cine, sobre todo en este caso, por su recuerdo de la Sra. Ronda Fleming, y por Dª María Montez, que supo dar la cara, cuando al Cine le subieron los colores. Pero en el caso de la Sra. Montiel, creo que nos equivocamos, su éxito no es personal, sino el hecho de haber sido utilizada como «marca» de un producto. (Pensemos en quién era su representante, o motor). La marca se aprovechó del lanzamiento del cuplé, un tipo de canción popular que estaba en el fondo del cajón de los recuerdos y, al agrupar sus títulos en «El último…» revivió. Antes, la Sra. Montiel, era figurante secundaria que tropezó con Dª Aurora Bautista, en la «La locura de amor» del Sr. Orduña y que la hizo saltar a México donde demostró que no sabía cantar y menos, con los compañeros de sus películas y ya en Ámerica, se acercó a «Veracruz» y… volvió a España y la hemos aguantado, pero… repasemos su filmografía y el camino era cuesta abajo, tanto que se refugió en el Teatro como la Saritísima, que no era nombre otorgado por la «intelectualidad», no por sus virtudes. En fin es solo un comentario mio.

  5. Para ser una estrella de cine no hace falta trabajar en Hollywood, sino trabajar en el cine. Sara es un mito de la pantalla española; su gran belleza y personalidad, amén de sus grandes recaudaciones la hicieron leyenda.
    Abandonó USA por España, ya que el star system era en sus propias palabras una «jodienda».
    Sí, Conchita la primera, pero Hollywood quiso a Sara Montiel. Lo que no podemos hacer es tirar mierda sobre los que están arriba en favor de otros que están abajo debiendo estar arriba también. Eso no los sube.

  6. Sara Montiel, es un mito, por la sencilla razón de que gusto a tope a millones de personas, en sitios, donde a España solo se la conocía por la pandereta y la guitarra, por que supo arranca de unas canciones que como ustedes dicen, estaban olvidadas el fondo de un cajón, de donde saco partido creando un nuevo estilo, donde dio, y continuo dando una voz diferente y supo sacar partido, unido a una belleza indiscutible, supo vender su arte, y aquello que es mas difícil triunfo al hacerlo. Una estrella no nace, la hacen los espectadores, si no gusta, es algo que uno no quiere, nadie te manda a admirar a alguien que no entra en tus gusto, pero la Montiel entro en miles de admiradores por la sencilla razón que a sabido ser única en su tiempo y convertirse en un mito

  7. Usted Emilio, no tiene ni idea de quien fue Sara Montiel, Eso de que Sara era secundona y se tropezó con Locura de Amor, que si Lola flores tenia algo de lo que ella carecia, que de tonterías dice usted, cuando Sara debuto en el año 44 con 16 años, a su tercera película con Fernando Fernan Gomez en Se le fue el novio, ya hiba la primera en el reparto su interpretaciin fue genial, Sara hiba subiendo como la espuma mientras que otras se quedaban en el anonimato, y lo mismo le paso en Mejico que en cuatro años filmó 15 películas, El último cuplé corto su carrera en Hollywood, y no volvió porque no le dio la gana, le tenia en la palma de la mano. de modo que no es una estrella, es una superestrella conocida en el mundo entero, usted no sabe lo que dice, ni los que le dan la razón tampoco, a usted le caia mal Sara, sobre gustos no hay nada escrito, a mi no me gustan otras pero no las quito el merito.

  8. Mi comentario no es comentario del artículo de D.Emilio, ni de la figura de la «estrella» base, sino de la fecha. Que el 15/marzo/2015,sea objeto de un comentario -nocivo, o negativo- de un tema expuesto y comentado desde 2012, ¡TRES AÑOS DE DISTANCIA! ¡Madre del Amor Hermoso!
    Pero, a pesar del tiempo transcurrido y, por casualidad, he «chocado» con el tema, noto en todos un detalle que no se ha tenido en cuenta, a pesar de que ha sido comentado. Sara Montiel, no debe su éxito o popularidad, a Sara Montiel, sino que fué un producto bien manejado o usado por ciertos individuos, uno en particular, su «manager» que la supo utilizar muy adecuadamente y con buenos resultados. Y una prueba, cuando pasado el tiempo, -y el padrinazgo- Sara Montiel, quedó sola, o individualizada, fué apagandose? Su figura era solo el recuerdo nostálgico de su época.
    Esto es historia, que ha sido muy comentada, incluso, cuando aún Sara Montiel vivía y desviaba sus comentarios al respecto.

  9. Estoy de acuerdo en que el paso de Sara en Hollywood fue fugaz, pero de que gracias a sus «entonaciones» como usted califica, hizo resurgir con un estilo muy diferente a un género que estaba en el olvido, y resurgió en plena época del mambo, rock and roll: y sus discos superaban en ventas a los de Frank Sinatra. No fue un fenómeno local en España, sino que en Argentina, Rusia, Grecia, México, entre otros, se le adoraba. Cierto también de que no era una buena actriz y que se encasilló en ser «María Luján», pero eran los tiempos de las estrellas que con su presencia llenaban las pantallas, y pésele a quien le pese, ella seducía la cámara con sus desplantes, la manera de mover la boca al cantar, esa femineidad que ahora ya se perdió. Y qué bueno que nosotros los hispanoparlantes tengamos divas propias que no le piden nada a los anglosajones. Por cierto, para corrección de datos: ni María Félix ni Libertad Lamarque pisaron Hollywood. Desde México, saludos.

  10. con muchisimo respeto

    no se quien sea maria montez

    en mi vida he escuchado ese nombre

    pero dolores del rio y sara si son de fama

    sara no fue super mega celebridad en los estados unidos pq no se le dio la gana. no era vendida
    trabajo en lo que le intereso
    a mi parecer tenia talento

    para mi es la mas bella que he visto incluso mas que maria o audrey y mucho mas que loren

    tenia carisma y es mi FAVORITE! soy mexicana pero sara es especial e unica..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.