Las cabañuelas y el Zaragozano

Hoy es Día de San Lorenzo, dicen que tradicionalmente el día más caluroso del año. También estamos en época de las cabañuelas de agosto, que es la observación de la nubes, el viento y otros elementos de cada uno de los 12 primero día del mes, que se corresponderán según la interpretación con el tiempo que hará los siguientes doce meses. Luego, del 13 al 24 se interpreta el tiempo a partir de diciembre y en sentido descendente. Dicen que la combinación de ambas predicciones clava la predicción de la meteorología del lugar.
nieve1.jpgEsto viene de la cultura popular, que nada sabía de isobaras, anticiclones y corrientes de chorro. Había antaño -creo que aún circula- el llamado Almanaque Zaragozano, que los campesinos compraban siempre cada final de año. Por ello no era raro escuchar en los campos frases como “el próximo febrero va ser muy seco”, “el frío va a aguantar hasta mayo”, y hablaban con convencimiento.
Si las predicciones del Zaragozano o de la cabañuelas se hacían realidad es algo que nunca he podido comprobar, porque resulta difícil creer desde el conocimiento científico que se pueda afirmar que el 21 de enero va a llover, cuando lo meteorólogos dicen que sólo se puede predecir con unos pocos días de antelación, y aún así el tiempo puede cambiar y hacer fallar el pronóstico. Pero, bueno, tal vez haya otros parámetros que conocen los campesino e ignoran los meteorólogos, como el sonido del crujir de la madera, por señalar uno solo de los elementos que ellos tienen en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.