Ladrones míticos

Para los que pertenecemos a cierta generación, el asalto y robo al tren-correo Glasgow-Londres en agosto de 1963 es una especie de epopeya mítica, porque fue un delito sin sangre y tenía algo de romántico. Robar el equivalente a 60 millones de euros es sin duda un gran golpe, el mayor que se había dado hasta entonces. Pero era un delito y por lo tanto perseguible, porque encima estaba en juego el prestigio de Scotland Yard.
terraza.JPG
Y, claro, Ronnie Biggs, el líder de los 15 asaltantes, se convirtió en un personaje de leyenda, con fuga a Brasil incluida. El caso es que finalmente acabó en la cárcel y ahora, a los 80 años, se le excarcela porque está gravemente enfermo y deja la celda para morir. Es un final triste, pero dice que al menos irá a un pub y pedirá una pinta de cerveza.
Decía Concepción Arenal que hay que odiar el delito y compadecer al delincuente. Comparados con el crimen organizado, las mafias que secuestran, matan o trafican con todo, sea órganos, mujeres, menores o diamantes manchados de sangre, un falsificador de pinturas, un ladrón de guante blanco o un personaje como Ronnie Biggs resultan hasta simpáticos, como Robin Hood, Dick Turpin o Luis Candelas, porque es casi un juego de inteligencia y habilidad, sin sangre de por medio. Pero ya este tipo de “artistas” sólo pueden verse en películas de corte clásico, como El caso de Thomas Crown, y otras con protagonistas como Steve Mc Queen o Peter O’Toole.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.