¿Quieren que les sueñe?

He oído que hoy se celebra en todo el mundo “El día de los sueños”, una estupidez como otra cualquiera, pero puestos a entrar en duermevela freudiana lo más urgente es soñar con el fin de la violencia. En realidad, habría que poner en circulación una pastilla que obligase a soñar con una vida apacible y tranquila. O tal vez debiera haber profesionales del sueño que, como en un cuento de García Márquez, se alquilen para soñar para no tener sueños de gato (a saber lo que sueña un gato).
DSCN1636.JPGLa violencia es por lo visto innata en el ser humano, que guarda en su cabeza concéntricamente el cerebro de un humano, un mamífero y un reptil en el núcleo. Es como si obedeciera la consigna de la destrucción por la destrucción, si no no se explican tantas guerra y tanta violencia gratuita, porque tan inadmisible es que un hombre mate a su pareja o dispare a los transeúntes como que un gobierno decida invadir un país. Es la violencia porque sí. Si hablamos de la pena de muerte ya es para echarse a temblar.
Me contaba un amigo que en Venezuela el gobierno reconoció que el año pasado hubo 25.000 asesinatos en aquel país, aunque parece ser que las cifras reales se acercan a 40.000. Es decir, cada día son asesinadas entre 50 y 100 personas. Es como una guerra no declarada. Trasladado a Canarias sería como si en estas islas hubiera siete asesinatos diarios, un disparate.
Ya que toca hoy la mentecatada de celebrar los sueños, soñemos con la no violencia en todas sus manifestaciones, porque ya estoy cansado de soñar con serpientes, como Silvio Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.