Publicado el

3 cambios que verás en los supermercados tras la pandemia

La industria agroalimentaria se encuentra ante una creciente presión por no perder el control en tiempos de COVID-19. Buen ejemplo de ello ha sido el reciente embargo en Holanda y Dinamarca de lotes de carne de caballo sin autorización.

Y es que esta pandemia ha interrumpido el ritmo normal del sector, no solo en aspectos como el cierre de negocios sino también en la disminución de inversión. Los resultados a largo plazo siguen sin ser inciertos debido a la amenaza económica y los altos niveles de desempleo.

Sin embargo, donde hay incertidumbre, también hay una oportunidad. La industria agroalimentaria ha sido una de las que más datos ha podido recolectar durante la pandemia en lo referido al comportamiento de los consumidores, permitiéndole ser una de las más aventajadas para adaptarse a la ya tan mencionada, «nueva normalidad».

Estas son las 3 áreas con más potencial de cambio en el nuevo sector agroalimentario:

1. LOS LINEALES DE VENTA

Un lineal bien ordenado y frenteado con sistemas de merchandising garantiza un menor contacto de los productos con los clientes ya que, de modo automático, el producto es frenteado y evita que el cliente tenga que estar tocando el resto de productos, solo toca el primer producto expuesto.

Además, un lineal ordenado y frenteado incrementa notablemente la visibilidad del producto y hace más efectiva la decisión de compra. Hoy, en las circunstancia actuales, el cliente quiere hacer la compra en el menor tiempo posible y es muy sensible a todo lo relacionado con las medidas de higiene en las tiendas. El uso de sistemas de merchandising apropiados para cada categoría ayuda a las tiendas a adaptarse a este nuevo comportamiento de sus clientes.

2. ACELERACIÓN DEL SERVICIO DE ENTREGA ONLINE

La ininterrumpida demanda de alimentos ha obligado al canal de servicios de entrega a funcionar con el doble de eficiencia durante la pandemia. Una gran parte de los consumidores se niegan a correr el riesgo de visitar físicamente el supermercado. De hecho, un estudio en Reino Unido ha reportado un incremento del 145,3% en el número de personas haciendo sus compras online en comparación con 2019.

El COVID-19 ha puesto al límite la actividad de los retailers, y empresas como la británica Oddbox, que entrega paquetes de alimentos descartados en los lineales de ventas por causas estéticas, han encontrado una oportunidad para ayudar a satisfacer la demanda, permitiéndoles hacerse un hueco entre los gigantes del sector.

3. NUEVAS SOLUCIONES DE PACKAGING ASEQUIBLE

Previo a los tiempos de coronavirus, la industria agroalimentaria luchaba por tratar de cambiar las actitudes del consumidor hacia los envases de plástico. No obstante, esta pandemia global ha puesto en una inmejorable posición al plástico, que es crucial a la hora de mantener la inocuidad de los alimentos y acelerar su proceso de compra.

Por esto, el sector ahora lucha por encontrar de manera urgente soluciones no sólo más sostenibles sino también más baratas para remplazar el plástico. Al igual que con el servicio de entrega online, empresas productoras de envases alimentarios novedosos como Corumat o Element Packaging se han hecho un hueco entre los gigantes mediante la oferta de envases un 30% más baratos que los tradicionales obtenidos a partir de materiales a base de plantas.

Si quieres acceder a más contenido puedes hacerlo a través de mis redes sociales.

 

Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.