Gamberrada china en Luxor (Egipto)

Aunque me salga del panorama canario, sí que quiero hacer mención a esta noticia que me llega desde Efe-Pekín (y que reproduce El Mundo.es).
Resulta que un joven chino de apenas 15 años tuvo la osadía de garabatear uno de los paneles de un templo egipcio en Luxor. 1369642552_2.jpg
Se llamaba, y se llama, Ding Jinhao. Una gamberrada que le ha costado un disgusto. Tan culpable él, como sus padres, que rápidamente han salido a pedir perdón a la sociedad china que ha reaccionado de manera “virulenta” porque está en juego la reputación de los turistas chino cuando salen fuera de su país.
Este tema de las pintaderas en el templo Luxor, de más de 3.500 años de antigüedad, pone en evidencia la rápida acción de las redes sociales chinas con más 500 millones de internautas que han salido rápidamente en “busca y captura” del joven chino.
Fueron pocas las pistas pero en el garabato se dice claramente que “Ding Jinhao estuvo aquí”. Suficiente para que se activaran todas las alarmas en los tuiwter y redes informáticas para dar con el culpable y hacerle toda una serie de “acosos” a él y a su colegio, ya que está en juego la reputación y educación de los chinos en el resto del mundo.

2 opiniones en “Gamberrada china en Luxor (Egipto)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.