Restos del mayor accidente aéreo de Gran Canaria

• En un paraje recóndito y bucólico, bajo capas de pinocha y de retamas silvestres, alejados de la mirada de los curiosos y de la “rapiña” de coleccionistas, aún permanecen ocultos medio centenar de piezas de aquel Hércules (C-130) que se estrelló en la cumbre en 1980.
• Murieron 11 personas. Los miembros de la tripulación (5) y pasajeros (6) (estafeta) viajan entre la isla de Tenerife y Gran Canaria. Sin embargo, por causas que se desconocen el aparato chocó contra los roques y picos, altos de Gran Canaria.

P1160561red.jpg
El vuelo había despegado de Tenerife a las 11:12 h. y el accidente en Gran Canaria se produjo a las 11:27 h. El Hércules había llegado de Zaragoza, donde tenía su Base. Como curiosidad el NO-DO grabó el despegue del aparato en Los Rodeos. Los gráficos de la prensa local fueron testigo de tal acontecimiento. Fue el primer Hércules en llegar a España.
diariodeaviso-reed.jpg
Foto de la portada del Diario de Aviso. Autor Serrano.
Han pasado 38 años del accidente.


Los lugareños escucharon el sonido de los motores antes de estrellarse. El estruendo y el susto fue morrocotudo. La violencia del accidente y la posterior explosión, esparció los restos del avión en un radio superior a los 2 km. Eso y lo escarpado del terreno, dificultó las labores de rescate, de limpieza y la recuperación de piezas y enseres. Aún permanecen en la zona restos de hierros y piezas del fuselaje, cinturones de seguridad, una turbina del motor, amortiguadores del tren de aterrizaje, etc.
aaaP1320123 copia.jpeg aaaP1320113 copia.jpeg
El impacto en la prensa.
Los medios locales realizaron amplios reportajes gráficos, con declaraciones vecinales e informaciones oficiales, datos técnicos, etc. La capilla con los restos y el sepelio fue en la Base Aérea de Gando ante la conmoción general de la comunidad militar (de los tres ejércitos: algunos de los pasajeros fallecidos pertenecían al cuerpo de Artillería e Infantería), familiares llegados de la península y la sociedad civil.
El seguimiento en la prensa nacional fue desigual. Así, la portada del periódico ABC, la dedica a la moción de censura presentada por Felipe González. En su interior, apenas la mitad de una página.
El periódico El País reserva, en su portada, un pequeño espacio a la noticia del accidente. Sin embargo, dedica un mayor espacio a la victoria del Nottinghan Forest en la Copa de Europa de fútbol (antiguo nombre de la actual “Champions League”) celebrada en el Santiago Bernabéu.
Un violento impacto a 556 km/h.
El Lockheed C-130 Hércules, con matricula T.10-01, accidentado pertenecía al Ala nº 31 de la Base Aérea de Zaragoza. Este avión fue diseñado por la USAF en el año 1951 y el Ejército del Aire de España encargó 4 ejemplares. El primero en llegar (justo el accidentado) llegó en diciembre de 1973.aaaaP1320070.JPG
Las características técnicas y envergadura del avión son las siguientes:
Longitud: 29,79 m.; altura: 11,66 m.; envergadura: 40,41 m.; superficie del ala: 162,12 m2.; velocidad máxima: 620 km/h.; velocidad crucero: 556 km/h.; techo: 10.000 m.; autonomía: 7.600 km.; propulsión: 4 turbohélices Allison T-56.A-15. Por sus características y versatilidad el Hércules es un avión de transporte. De gran autonomía, puede operar en pistas de cortas dimensiones, lo que es apto para un gran número de misiones. Ha prestado y -sigue prestando- servicio a los ejércitos de muchos países. Había llegado a Los Rodeos con un remplazo de 80 soldados y se disponía a partir desde Gran Canaria a Zaragoza con otro cargamento y militares.
Fuentes:
Libro “Accidentes e incidentes aéreos. Islas Canarias – África Occidental (1934-2003)” escrito por Carmelo González Romero. Editorial: ANROART EDICIONES, ISBN: 9788493450434.
Prensa local y nacional: Diario de Avisos, ABC, El País, Diario de Las Palmas (diario de tarde) y La Provincia.
Cómo citar este artículo de autor ©: MONZÓN SANTANA, ÁLVARO J., extracto del blog “ventana verde” del C7 y de su libro Descubriendo Gran Canaria. Telde, 01 de septiembre de 2018. Fotos propiedad de ©: MONZÓN SANTANA, ÁLVARO J.
aaaaP1320072 copia.jpeg

3 opiniones en “Restos del mayor accidente aéreo de Gran Canaria”

  1. Una noticia que conmovió a la isla. Entre las víctimas, solamente personal militar, y una de ellas era el «pater» de la base aérea de Gando, capitán-capellán, Lorenzo La Torre Morales.
    De la misma forma que recordamos recientemente la memoria del teniente José Martin Benítez en el acidente de Pino Gordo – La Aldea (1959), pretendemos honrar la memoria de TODOS los fallecidos con una Cruz en las proximidades del lugar de los hechos. Es una tradición de respeto cristiano y un reconocimiento de las gentes de buena fe.

  2. Yo soy de las lagunetas y tenía 15 años ;era mediodía y una nublina muy espesa ,no se veía casi nada , oímos un avión volando muy bajo un estruendo tremendo , al poco rato me llamo mi madre que salía en la televisión que un avión se había estallado en el gamonal , y salí con un vecino y mi hermano hasta la carretera de cazadores subimos por la carretera del tierra que llegaba cerca ya que me conocía el terreno por haber cazado mucho por la zona y fuy el primero en encontrar los restos de cuerpos en trozos y fuselaje del avión y recuerdo salir en tele Canarias

  3. Todavía hay gente que dice, a fecha de septiembre de 2019, que han localizado uno de los motores que quedaban en la zona… Como si el motor hubiera estado perdido… Ese motor lo ha visto media Cumbre de la isla y la mitad de los cazadores y senderistas federados en Gran Canaria… Ya les vale…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.