Publicado el

Gattaca: Guanina, Adenina, Timina, Citosina…

– ¿Seguro que quieres hacerlo? Sabes que perderás…
“Fue la última vez que nadamos juntos y una vez en mar abierto, como siempre, sabíamos que cada brazada hacia el horizonte tendríamos que repetirla en dirección a la orilla. Pero aquel día sucedía algo muy distinto. Cada vez que Anton trataba de alejarse me encontraba justo a su lado. Hasta que al final ocurrió lo imposible. ¡Vincent! ¡Vincent! – Fue el único momento de nuestra vida en el que mi hermano no fue tan fuerte como él creía. Ni yo tan débil. El momento que hizo que todo lo demás fuera posible”
– Vincent ¿cómo lo consigues? (…)
– ¿Quieres saber cómo lo conseguí? Así es como lo conseguí: jamás me reservé nada para la vuelta.
(Gattaca, Andrew Niccol,1997)
Continuar leyendo “Gattaca: Guanina, Adenina, Timina, Citosina…”

Publicado el

“Un hombre soltero”

– ¿Qué puede haber mejor que estar aquí contigo?
( Los protagonistas se encuentran uno frente a otro en un sofá. Una luz de ambiente cálido. Uno lee La metamorfosis y su compañero Breakfast at Tiffany’s. Esto es un recuerdo, porque uno de ellos ya no está. Dos hombres que se amaban en los años 60. (Un hombre soltero. Tom Ford, 2009)
Esta mañana, mientras caminaba mirando los pies de las personas con las que me cruzaba, me fijé en sus manos. Fue lo primero que vi. Los brazos de cada uno colgaban de una forma especial, lánguida, rozándose apenas. La mano izquierda de uno y la mano derecha del otro. Parecía que iban de la mano, parecía que sus manos se enredaban pero solo se rozaban los dedos. Iban de la mano sin apenas tocarse. Eran las manos más unidas, más hermosamente unidas, que he visto nunca. Eran dos chicos muy jóvenes. Dos hombres que se amaban en diciembre de 2017.
Continuar leyendo ““Un hombre soltero””

Publicado el

De geranios, enredaderas y Papá Noel

Hoy me hiciste recordar cuando llegó mi vecino al piso de enfrente. No había hecho la mudanza pero ya había llenado su ventana de geranios preciosos. Justo enfrente de mi cocina en la que no pongo cortinas porque me gusta que entre la luz y comenzar viendo el día , aunque sean edificios. Era un señor ( digo era porque se ha mudado y se ha llevado los geranios consigo) triste, taciturno, huraño, depresivo que, a fuerza de yo saludarle sonriente desde mi ventana con un plato en la mano y el estropajo en la otra, acabó aceptando mi amistad de ventana a ventana. Contagiada por sus geranios, decidí llenar mi balcón de geranios también. Me encantaba cuidarlos y mirarlos desde la calle me hacía muy feliz. Así que, con tanta alegría, contagiamos también a mi vecina del piso de abajo. Ésta sí que era huraña, triste y un poco antipática y se tomó nuestra alegría floral como un reto. Continuar leyendo “De geranios, enredaderas y Papá Noel”