Publicado el

Te invitamos a hacer senderismo en Canarias: los diez mandamientos.

El senderismo, el trekking, el montañismo son actividades aeróbicas y presentan muchos beneficios, particularmente para el corazón y el sistema cardiovascular. Es excelente para controlar el peso. Esto se debe a que el cuerpo usa principalmente la grasa como combustible cuando trabaja aeróbicamente una vez que se han consumido nuestras reservas de azúcares. Asimismo, quema más calorías porque la actividad se realiza durante un largo periodo de tiempo.logopetit1.jpg
Este deporte, que en Canarias se realiza en lo que técnicamente se llama “media y baja montaña” (a excepción del Pico Teide), con un clima muy propicio, es barato y fácil de ejecutar. Se desarrolla sobre caminos más o menos acondicionados, con pocas exigencias técnicas, y se convierte en una actividad placentera de fines de semana. Además de aprender y reconocer los valores de nuestra tierra (flora, fauna, geología, patrimonio histórico, etc.), el ser humano experimenta en la naturaleza lindas sensaciones. Cuando se corona una montaña, por pequeña que sea, nuestro cuerpo alcanza un nivel de adrenalina significativo. La euforia nos dura varios días. Un estado de bienestar que se une a las energías que la naturaleza nos regala. El magnetismo de la tierra cala en nuestro cuerpo y, sin darnos cuenta, es el mejor tónico para afrontar la semana laboral.
Los diez mandamientos del buen senderista.
• La basura, mejor en la mochila y al contenedor.
• El coche, siempre que se pueda en el garaje.
• Póntelo, úsalo, y por favor, llévatelo.
• El fuego, solo en la cocina.
• Si quieres tatuar, mejor en tu piel.
• Por supuesto, no robarás.
• Llévate un recuerdo fotográfico y deja las flores en su sitio.
• El botellón, en el bodegón.
• Dormir, mejor con permiso.
• Amarás al bosque, como a ti mismo.

Publicado el

Slow trekking

CAMINANDO “AL GOLPITO”
Hace pocos años que hemos entrado en el siglo de la comunicación y de las nuevas tecnologías, pero llevamos algo más de tiempo instalados en la “era de la velocidad”. En la actualidad nos movemos con mucha rapidez. Queremos viajar muy rápido, queremos hacer más cosas en menos tiempo. La revolución industrial hizo avanzar al mundo, y con ella llegó el culto a la velocidad, que nos empujó a vivir al borde de la extenuación; no obstante, de vez en cuando el cuerpo y la mente nos recuerdan que el ritmo de vida que llevamos es descontrolado y vertiginosamente peligroso.walking_exercise_couple_lake_woods.jpg
Frente a todo el despropósito que trae consigo esta forma de vivir, a lo largo y ancho del mundo se fomenta un movimiento internacional que algunos han llamado la “globalización virtuosa”. Se trata del movimiento Slow: un culto a la lentitud, un desafío a la velocidad. Decía Gandhi (1869-1948) que “en la vida hay algo más importante que incrementar su velocidad”, y en ese contexto se mueve la filosofía de la lentitud, donde es más relevante el equilibrio. Las personas descubren energía y eficiencia allí donde quizás menos lo habían esperado: en la paciencia, en la lentitud. En algunas ocasiones nos marcamos metas inalcanzables, y cabría preguntarse por qué, para qué y si son realmente necesarias. Para este movimiento internacional la era del furor ya es historia; ahora sus defensores practican el Slow en el trabajo, en la comida, en las ciudades, en el sexo, en la educación infantil, en el ocio… Es como recuperar la filosofía de hacer las cosas “al golpito” para llegar lejos y que salgan bien.

Continuar leyendo “Slow trekking”

Publicado el

Normas básicas para salir al campo

CONSEJOS y recomendaciones para practicar el senderismo:
En ocasiones, el desconocimiento del peligro entraña un riesgo aún mayor que el propio peligro; por tanto, conocerlo es un buen modo de protegerse de él. En la lejanía de la montaña, debemos aplicar el viejo aforismo “más vale prevenir que curar”. De ahí que resulte conveniente salir al campo, aunque pueda parecer trivial, habiendo tomado previamente todas las precauciones posibles, y siendo consciente de que una retirada a tiempo es una victoria.imagesCADNT122.jpg
Visitar los abruptos barrancos, las montañas, los lomos y laderas, los escarpes rocosos y, en definitiva, los espacios naturales y culturales es, sin duda, una actividad placentera. Pero atención: si no se toman las debidas precauciones, puede convertirse en una experiencia triste y desagradable.
Es muy importante tener siempre presentes unas reglas básicas de seguridad que nos sirvan de autoprotección ante eventuales situaciones de riesgo. A continuación se enumeran algunas de ellas:
 Nunca salga solo, intente ir siempre acompañado.
 Llevar un teléfono móvil, un silbato y un pañuelo de color llamativo le podrá servir para pedir auxilio en caso de percances o incidentes.
 Prudencia e inteligencia son los ingredientes necesarios para disfrutar de la montaña con seguridad. La prisa, el empecinamiento, la ofuscación o el agotamiento no son buenos compañeros de actividad. Hay que saber renunciar a tiempo.
 Cuando el mal tiempo nos sorprende, lo fácil se vuelve difícil y ciertos peligros aumentan: caídas de piedras y árboles, descargas eléctricas, dificultad en la orientación, enfriamiento, fatiga física y moral… Por ello hay que mantener la calma, dosificar las fuerzas y prever con antelación los cambios meteorológicos.
 Es imprescindible disponer de un calzado adecuado, preferiblemente botas de montaña. Lleve siempre protector solar, un sombrero o gorra para su cabeza y ropa ligera y poco ajustada; un bastón o garrote será también muy útil para las bajadas. Se debe ir provisto, además, de comida para 5 o 6 horas (compuesta, sobre todo, por productos de pequeño volumen pero con alto poder energético), así como de un litro de agua por persona como mínimo.
 No abandone ni entierre la basura: llévesela a donde haya un servicio de recogida diaria. Su única huella debe ser la de sus botas.
 No acampe por libre, respete los lugares de acampada, las señales existentes y a los agentes que velan por la naturaleza y la seguridad de todos.
 Arrancar flores y ramas está prohibido: deje que los demás disfrutemos de ellas. Tampoco debe molestar a los animales. Si lleva algún animal de compañía, habrá de ir siempre atado.
 Respete las propiedades privadas, entre las que se incluyen los cercados plantados. Pase con sigilo por los caseríos, sin perturbar la tranquilidad de las gentes de nuestros campos. No rompa la armonía del entorno y no moleste a quienes queremos disfrutar de la paz y el sosiego de la naturaleza.
 No olvidemos dar las buenas horas y saludar a la gente del campo. Al cruzarnos con los lugareños, debemos recordar que en el campo todo el mundo se saluda. Así pues, no rompamos esa cordialidad y buenas prácticas de convivencia.
 Respete y cuide las fuentes, los cursos de agua, los riachuelos… Nunca vierta en ellos jabones, detergentes, productos contaminantes o residuos.
 Tenga mucho cuidado con el fuego. No lo encienda nunca; y si, pese a todo, lo hiciera, apague siempre los rescoldos, tapándolos con piedras si es necesario, y jamás tire colillas en los caminos.
 Cierre los portones, verjas, trancas, puertas de cabañas y gallanías, etc. que se encuentre a su paso para impedir que entre o salga el ganado u otros animales.
 Cruce siempre las tierras de labranza por los senderos. No pise nunca el sembrado y respete las paredes de piedra.
 Procure no salirse del sendero marcado. Respete el trazado y no tome los atajos, que estropean el camino original, deterioran el suelo aumentando la erosión y son más peligrosos y agotadores por su pendiente.
 Comprométase en la defensa del medio natural con el ejemplo. Para finalizar, procure no imprimir su huella donde los siglos se han abstenido de hacerlo.
 Visitamos muchos Espacios Naturales Protegidos cuya regulación está en continua actualización. Por ello se aconseja siempre estar informado y tener entre nuestros “favoritos” la página web del Gobierno de Canarias, donde podremos encontrar las leyes y planes que afectan a cada lugar. Anótela: http://www.gobcan.es/cmayot/espaciosnaturales/index.html