El examinador examinado…

Adquisición de la condición de funcionario de carrera
Para la adquisición de la condición de funcionario de carrera, se requiere tal y como lo expresa el Art. 62 ,Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre el cumplimiento, de forma sucesiva, de los siguientes requisitos:
• Superación del proceso selectivo.
• Nombramiento por el órgano o autoridad competente, que será publicado en el Diario Oficial correspondiente.
• Acto de acatamiento de la Constitución y, en su caso, del Estatuto de Autonomía correspondiente y del resto del Ordenamiento Jurídico.
• Toma de posesión dentro del plazo que se establezca.

Leía en un periódico la opinión de uno de los opositores que no había superado la primera prueba: “Aunque seamos tan tontos para no superar la prueba, estamos sobradamente preparados para continuar enseñando durante años como interinos”.
Se critica un sistema y se le califica de “perverso” cuando es ese mismo sistema el que les ha dado la posibilidad de trabajar, efectivamente, como interinos, durante años.
El primer criterio a tener en cuenta para seleccionar a un docente debería ser la excelencia en su materia además de capacidad y talento para ocupar una plaza (de por vida) en el ejercicio de algo tan complejo como es el de educar a futuros ciudadanos. Y todo lo que ello implica.
La mayoría de los que levantan la voz contra “los resultados” de este proceso selectivo, son profesores que llevan años como interinos (a los que respeto en su labor) y que, en el caso de haber superado la prueba, adelantarían en listas a otros opositores que con mejor calificación, no cuentan con los puntos que se les otorga por esos años de interinidad en la enseñanza pública o concertada (la privada no cuenta igual). Se otorgan esos puntos por una veteranía, repito, en la pública, descalificando claramente la enseñanza privada, suponiendo una excelencia en la experiencia que nadie ha evaluado.
Se habla de temarios desfasados. Se habla, descalificando a los que han pasado esa primera prueba, de simple capacidad memorística que no prueba que estés capacitado para la enseñanza.
Por lo pronto, para mí sí prueba que te has preparado para conseguir superar un proceso selectivo como requisito indispensable para el acceso a la función pública. Que poco tiene que ver con una buena memoria, resolver un caso práctico en inglés y explicar, también en inglés, el estilo indirecto.
Y sí, creo también que el sistema debe mejorar, pero que estoy segura de que si de verdad se implementara un sistema riguroso de conocimientos y docencia, no el entrar en listas y ocupar una plaza de interino con solo haberte presentado a un examen y sacar un cero, muchos de los que hoy están poniendo el grito en el cielo, se quedarían en el más clamoroso de los silencios.

Un comentario en “El examinador examinado…”

  1. Totalmente de acuerdo…pero…los que hoy ponemos el grito en el cielo…como usted dice no lo hacemos sin motivos…si..yo soy el de la Huelga de hambre…y si le dijera que Yo he pasado 4 veces la criba, ¿no cree que esté preparado?…y si le dijera que ya he finalizado el proceso con más de un 6 y no tuve plaza en su momento porque otros tenían más méritos…por cierto, con 2 años trabajados en colegios concertados que la Consejería no valora…Es muy fácil opinar sin conocer…Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.