Publicado el

Reloj y leontina de plata esterlina

Calle Mayor de Triana. Un día cualquiera de diciembre. Finales del siglo XIX.
Protegido de la lluvia, en un bolsillo, reloj y leontina de plata esterlina. Bajo el guardapolvo con iniciales, a oscuras, una delicada maquinaria oscila a toda velocidad. Sobre la esfera de porcelana un segundero a la fuga, mientras el minutero sobrevuela a otro ritmo unos refinados números romanos pintados a pincel. El elegante caballero que porta semejante artefacto es un acreditado comerciante, que viste de sastre y gasta unos carísimos zapatos hechos a la medida de su pie. Oye una campanilla y gira la cabeza. Es el último servicio del tranvía. Los vagones le adelantan dibujando unos raíles que brillan entre los adoquines, bajo la luz mortecina de los faroles de petroleo. Continuar leyendo “Reloj y leontina de plata esterlina”