Publicado el

La bella arquitectura de Luján Pérez

Descendiendo por la calle Obispo Codina, arteria principal del barrio de Vegueta, hay en la acera del poniente un conjunto arquitectónico que no pasa desapercibido para el viandante, y que sirve de tapia a los jardines del Obispado.

Puede que usted ya conozca su historia, pero me parece interesante refrescar la memoria y compartir lo que callan esas piedras.

A poco que uno detiene el paso y observa el conjunto de frontispicios, columnas, hornacinas y dinteles de estilo neoclásico, da la sensación de estar contemplando unas encantadoras ruinas clásicas que parecen sacadas de un cuadro del pintor y grabador francés del dieciocho Hubert Rubert.

Pero no. Lo que uno tiene ante los ojos es lo que queda del Coro de la Catedral, diseñado y construido por el imaginero José Luján Pérez a principios del siglo XIX. Y digo lo que queda porque lo que vemos son los restos de una bellísima construcción que hasta principios de los sesenta del siglo pasado estuvo ubicada en el interior del templo catedralicio, y ya no conserva muchos de sus elementos originales, como puede apreciarse en la fotografía que preside este artículo. Me refiero a los medallones y a la balaustrada que lo coronaba.

El Obispo Pildain fue quien mandó desmontar piedra a piedra el Coro, el cual fue abandonado en un parterre. Su intención era la de dar más amplitud al templo. Gran error. En 1964, el insigne historiador don José Miguel Alzola presentó una propuesta a El Museo Canario para rescatarlo y situarlo donde hoy está. Alzola propuso con acierto sustituir la valla que delimitaba los jardines del Obispado por la elegante arquitectura de Luján.

Hubo que esperar a 1982 para que su acertado planteamiento se llevara a cabo. Fue el arquitecto don Salvador Fábregas Gil quien ejecutó el proyecto, uniendo los cuatro frontis con unos entrepaños alcanzando el conjunto una longitud total de 34,5 metros. Unas verjas de hierro forjado fueron añadidas con la idea de permitir el acceso público al jardín del Palacio Episcopal una vez se acondicionase, pero esto nunca sucedió, y lo que hay hoy detrás del que fuera Coro de la Catedral es todo un misterio. El que escribe trató de acceder al mismo pero no encontré más que impedimentos.

En 2012 añadieron cuatro bustos que acompañarían al ya existente de Luján Pérez. Los de José de Viera y Clavijo, los de los obispos Cervera y Verdugo, y el del arquitecto de la Catedral Diego Nicolás Eduardo.

Ese año Alzola cumplió 99 años. Ya he comentado en alguna ocasión que tuve la suerte de conocerlo, y sé que a él no le gustaban los honores, aunque los mereciera. Está bien recordar que gracias a él hoy podemos admirar la bella arquitectura de Luján, que estuvo a punto de perderse, y que hoy ocupa un espacio digno en Obispo Codina, en la acera del poniente.

3 opiniones en “La bella arquitectura de Luján Pérez”

  1. Gracias por tan hermoso reportaje de su Blogs sobre nuestra Hermosa Catedral que yo conocí sobre los años sesenta, y como se encuentra ahora mismo, para mí en particular, la hermosura anterior no tiene ni punto de comparación a la frialdad de la actual.
    Muchas Gracias por todos sus reportajes.

  2. Seria interesante saber que paso con la parte inacabada de la Catedral, justo enfrente a la fachada a que se refiere su articulo, y adosa
    da al Edificio principal y que según tengo entendido no permitieron su acabado al arquitecto Sr. Fábregas ?.

  3. Corrí de niño alrededor del muy bien conservado coro de la Catedral, la hermosa carpintería del órgano, y me imagino, no recuerdo haberlo escuchado, su bien timbrado sonido envolviendo todas las naves del edificio. Ahora este instrumento está “empotrado” en una de las capillas, sin el lucimiento de antaño y por supuesto sin el sonido de otra época.
    Fue todo un destrozo lo que hicieron con las piedras labradas, el muro en el que han acabado esas piedras parece un monumento a la total falta de cuidado e incultura, pues los marronazos tuvieron que ser potentísimos y ruidosos, y nadie paró el desaguisado. ¿Cómo sonarían esos golpes dentro de la Catedral? Esas piedras no fueron desmontadas, fueron irrespetuosamente dañadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.