La casa que unía Triana

Observe detenidamente esta fotografía tomada en torno a 1925. En ella aparecen tres caballeros que están siendo retratados por un cuarto hombre en una calle de Las Palmas de Gran Canaria ¿Pero en cuál?

Ya se lo digo yo. Están en la calle Malteses esquina con Cano. Puede que se le haga imposible reconocer el lugar por el caserón que se levanta imponente al fondo de la imagen. Le resultará más fácil situarse si le digo que esa casa ya no existe y que hoy su solar lo atraviesa la calle Losero, que se une con Malteses por un paso de peatones en el que, tanto el que escribe como usted, habremos esperado a que el semáforo cambie de color infinidad de veces.

Tal vez algún lector, por su edad, conserve en su retina tanto la casa como la calle Losero original, que en su trazado primitivo era una vía estrecha situada más al sur, y que comunicaba con Francisco Gourié por un lateral de ese edificio que vemos al fondo de la imagen. Una configuración muy distinta la que hoy ofrece ese tramo de la calle Triana y que los más jóvenes, entre los que me incluyo, posiblemente creen que siempre fue así.

Pues bien, la casa en cuestión, que ostentaba el número 32 de gobierno, fue derribada el otro día. La tiraron en 1986, junto a los dos inmuebles más cercanos para corregir una panza que tenía Triana en ese punto y que ya aparecía en el plano de Las Palmas que trazó el ingeniero italiano Leonardo Torriani en el lejano año de 1590.

Para ver en todo su esplendor el precioso edificio desaparecido rescataremos dos fotografías de la FEDAC, realizadas a finales del siglo XIX por el fotógrafo palmero Miguel Brito Rodríguez.

En la fotografía aparecen los tres edificios derribados, destacando en el centro el enorme caserón que veíamos al principio de este artículo al fondo de la calle. Si nos fijamos bien, veremos en el margen derecho la discreta entrada al callejón de Losero, hoy movido de sitio y convertido en una transitada calle de catorce metros de ancho.

En mayo de 1892, cuando fue tomada esta fotografía, ocupaba el inmueble una casa de comercio. Uno de los toldos recogidos permite ver el brillo de la quincallería tras los vidrios de uno de los escaparates.

¿Se imaginan poder retroceder a aquella época y traspasar el umbral de este establecimiento? Es posible gracias a la fotografía que Brito tomó en su interior, y que la FEDAC ofrece en alta resolución para deleite de los que nos gusta curiosear en las vitrinas de los viejos comercios de nuestra querida ciudad.

Cuando se disponga a cruzar el paso de cebra que separa Triana, mire a su derecha y trate de imaginar el vetusto caserón que se levantaba allí no hace tanto. Una casa más que perdimos, y que unía Triana.

14 opiniones en “La casa que unía Triana”

  1. En esa casa nació y vivió mi madre. Su padre tenia allí una sastrería, “La Modernista”, en la planta alta donde esta el balcón, y en el lateral bajo dando al callejón Losero, los talleres de costura con unas 100 empleadas que cosían los trajes masculinos que él cortaba. Cuando murió, mi abuela puso allí un colegio, el “Colegio de Doña María”. Recuerdo que cuando derribaron la casa, aún quedaban en ella objetos antiguos como la bañera con patas, la cocina de leña, la pila del agua y muchos objetos de la casa que vi entre los escombros…una pena. Hoy sólo quedan algunas fotos y el recuerdo.

    1. En el colegio de Doña Maria, tu abuela, estuve yo, conocí a todas sus hijas, por los apellidos eres hija de Lolita, la hija mayor, en realidad eramos vecinos, después del amplio portal de la sastrería, estaba la Tapicería Alemana, y al lado la casa donde nací yo, mas cerca de Francisco Gourié. La foto de la tienda no la conocí, en esa esquina, cuando yo era pequeña, estaba la tienda de Don Manuel Alí. Me ha hecho mucha ilusión ver estas fotos, y recordar mi niñez.

  2. En la casa que hace esquina en las calles Malteses y Triana, a la derecha de la primera foto, se encontraba la tienda de tejidos Viuda de Tomás Lozano. En ella trabajo mi abuelo hasta su jubilación. Sus puertas abrían a la calle de Triana y a Malteses, de broma, cuando se le aconsejaba a alguien que rompiera con algo se decía “corta por Lozano y sube por Malteses.
    No había visto ese edificio en fotografías antiguas, pues las tomadas en Triana suelen enfocar a la otra acera, la situada en el naciente.
    Gracias por su trabajo.

    1. Interesante comentario. He utilizado muchas veces esa frase de ‘corta por Lozano y sube por Malteses’, pero no sabia cual era su origen. Hoy me acostaré sabiendo algo nuevo. Muchas gracias.

    2. Hay numerosas fotos antiguas de Triana tomadas desde el balcón de esta casa, ya que solían pedir permiso para hacerlo, debido a q la casa no estaba alineada con el resto y ofrecía una buena perspectiva para las fotos.

  3. Soy nacido y criado en la Ciudad de Telde, y me encanta sus rincones, pero me siento muy orgulloso de nuestra Capital y de su historia. Me enamora. Conocer esa historia y nuestras costumbres supone para mi un deleite. Muchas gracias por tan interesante artículo y tan bellas fotos. Y muchas gracias por los testimonios de los que en esas fotos “hicieron” vida. Me lo puedo imaginar…. Gracias.

  4. excelente aportacion , quien lo diria que ahi habia un caseron , y excelentes comentarios de los otros lectores, que nunca se pierda lo nuestro y podamos recordarlo, cuantas edificaciones historicas perdidas , un abrazo para todos .

  5. “En el callejón que hoy se llama Losero vivió un marino famoso en estos mares por su sobrehumana valentía y destreza en la pesca de la ballena, que llevaba a cabo personalmente con arpones descomunales a bordo de las barquillas.”
    Extracto de un artículo en Flor Canaria, Álbum Retrospectivo, 1973.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.