Una carta de 1838

La inmediatez del correo electrónico ha acabado con la carta manuscrita y sus encantos.

Un texto leído en una pantalla jamás tendrá la calidez y el valor de uno escrito en papel, y más si su autor, al margen del mensaje, tiene el don de escribir con bella caligrafía. Para ilustrar el encanto de esas cartas desaparecidas vamos a rescatar un documento de mi archivo. Se trata de una misiva escrita en Inglaterra el 25 de julio 1838 por un comerciante de cerveza llamado John Brookholding, y dirigida al secretario del Reform Club, un club de caballeros de Londres.

The Reform Club fue fundado en 1836, dos años antes de la fecha de nuestro manuscrito, por el diputado Whig Edward Ellice. Aún existe, y desde 1841 ocupa el número 104 de Pall Mall Street, en el centro de Londres. Un edificio de aire palaciego diseñado por Sir Charles Barry, e inspirado en el palacio Farnesio de Roma. Fue uno de los primeros clubes en tener habitaciones y cuenta con una biblioteca de 75.000 volúmenes. El Reform Club ha aparecido en numerosas películas, las más destacadas son Miss Potter (2006), y la película Muere otro día (2002), de James Bond. También aparece en la novela La vuelta al mundo en 80 días (1872), de Julio Verne, cuyo protagonista, Phileas Fogg, es miembro del club y apuesta con otros miembros que dará la vuelta al mundo en 80 días, comenzando y terminando en el Reform Club. Entre sus miembros más famosos figuran Sir Arthur Conan Doyle, Sir Winston Churchill, Sir Henry James, y H. G. Wells.

Ahora que ya sabemos a quién iba dirigida y su importancia, despleguemos la carta con cuidado y desvelemos su contenido. Como verá el lacre ha desaparecido, probablemente tendría las iniciales del señor Brookholding.

Bewdley 25 de julio de 1838

Amablemente a favor de su pedido, le he enviado bider y Peny como indicaba. Sus pedidos adicionales tendrán mi mejor atención y obligación. Suyo como siempre, John Brookholding

P. S. Lo siento, no tenía más botellas de cerveza y he enviado 2 docenas de Peny de cuarto en lugar de 4 docenas de pintas.

Como decía al principio del artículo, el Reform Club aún existe. Ya no es un club exclusivo para caballeros, pues desde 1986 admite damas en su membresía. Si está pensando en apuntarse prepare 1.080 libras, que es lo que cuesta una suscripción anual.

Respecto a la carta, ¿cómo y cuándo llegó a Gran Canaria? Creo, estimado lector, que eso es algo que jamás averiguaremos.

 

 

Un comentario en “Una carta de 1838”

  1. Muy interesante el artículo, como todos los de su blog. Es posible que yo esté equivocado pero me permito hacerle una sugerencia con respecto a la carta en cuestión. Aunque la caligrafía del remitente es muy buena, obviamente el documento tiene ya cerca de 200 años y lógicamente esto, unido al tipo de letra que se usaba en la época hacen que sea difícil transcribir algunas palabras. Pero mi hipótesis es: lo que en un principio parece ser «Bider y Peny», ¿no podría tratarse de «Cider & Perry»?. El cider (sidra de manzana) y el perry (sidra de pera) eran y siguen siendo muy populares en el Reino Unido, y todos sabemos lo distinguido que se consideraba en esos años todo lo proveniente de ese país. Por otro lado, no parece muy lógico que en una carta escrita totalmente en inglés se incluya «y» en castellano. Incluso en el remite del Sr. Brookholding figura lo que podría interpretarse como «Disp of Perry» (Despacho de Perry), con una letra más cuidada que la de la propia carta, que parece escrita de forma más rápida y, por tanto, con las «rr» menos logradas. Lo apunto sólo como posibilidad, no sin antes trasladarle mi enhorabuena por tan interesante blog, que sigo con máximo interés tanto en C7 como en su web. Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.