Los también olvidados del Sud América

En estos días que se rememora con distintos actos el naufragio del Valbanera, no podemos pasar por alto otro accidente marítimo acaecido en nuestra bahía. El del vapor Sud América.

Mañana viernes 13 de septiembre de 2019, se cumplen 131 años de la tragedia del vapor Sud América. A las 12 del mediodía, en el cementerio de Vegueta, el Consulado Honorario de Italia en Las Palmas, la Autoridad Portuaria, el Gobierno de Canarias, y la Asociación de Coleccionistas Marítimos (ACCOMAR) celebrarán un acto en recuerdo a las víctimas.

En Retrografías tiramos de hemeroteca y rescatamos algunas noticias aparecidas en la prensa de la época. La primera, se publicó en la revista El Auxiliar el 16 de septiembre de 1888, 3 días después del accidente:

El día 28 de septiembre de 1888, en la revista Las Canarias, encontramos esta curiosa noticia sobre los trabajos de rescate que estaban llevando a cabo los buzos:

Y por último, el 13 de octubre de 1888, en la misma publicación, apareció esta otra, donde ya daban por perdido al vapor:

El homenaje de mañana es de libre asistencia, y además de recordar el trágico suceso, que forma parte de la historia de nuestro puerto, es una excelente oportunidad para visitar uno de los cementerios más importantes de Canarias, declarado Bien de Interés Cultural en 2010, y donde descansan los restos de numerosas personalidades y otros menos conocidos, pero igual de interesantes, que escribieron la historia de nuestra querida ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.