El acorazado francés Jeanne d´Arc

acorazado.jpgEs 25 de febrero de 1913, y esta mañana la ciudad de Las Palmas despertó con la impresionante aparición en el horizonte del acorazado francés de 10.200 toneladas Jeanne d´Arc. Lo vi desde la ventana de mi habitación en el hotel El Rayo, en el parque de Santa Catalina.Mientras navegaba lenta y majestuosamente hacia nuestro puerto, imaginé al capitán del buque francés en el puente barriendo nuestra costa con su catalejo y deteniéndose en las antiguas fortalezas, y en esa mole gigante y oscura que es la Catedral vista desde el mar. Su extraña silueta ha causado asombro en los habitantes, a pesar de estar acostumbrados a ver navíos de cualquier bandera y condición.
Jeanne perfil.jpgYa es mediodía, y en las boticas, bares y barberías de la capital no se habla de otra cosa. Los marineros franceses han invadido pacíficamente nuestra pequeña ciudad, y mientras unos van y vienen en el tranvía, otros hacen cola para que el limpiabotas lustre sus zapatos.
00000862_0001.jpg
Ahora estoy sentado en el interior del café Cuatro Naciones, en la calle Muro, escribiendo en mi cuaderno y disfrutando de una cerveza marca “La Salud”, muy buena, por cierto.
00000860_0001.jpg
Fuera, en la terraza, unos caballeros tratan el tema del día y uno de ellos acaba de decir que ese barco francés más parece una cajetilla de cigarros que un crucero de guerra de primera clase. Y lleva razón. El Jeanne d´Arc recibió ese apodo nada más salir del astillero, por su imponente conjunto de seis chimeneas. La sección de notas marítimas del periódico recoge la noticia, y da información sobre el buque escuela francés. El Jeanne d´Arc comenzó a construirse en 1899 y fue botado en 1903. Su coste aproximado fue de 900.000 libras. Tiene 475 pies de eslora, 70 de manga y 27 de puntal. Posee tres grupos de máquinas, con un desarrollo de 28.500 caballos de fuerza. Monta dieciséis cañones de grueso calibre; siete de 5,5 pulgadas, por cada costado; uno a proa de 7,6 pulgadas y otro igual a popa. Además lleva veinte cañones pequeños de tiro rápido y dos tubos lanzatorpedos. Viene al mando del capitán de navío Mr. Jolivet, y su dotación se compone de 23 oficiales y 562 marinos. Además tiene 131 alumnos de la Escuela de Marina, que realizan sus prácticas en dicho buque. Procede de Dakar, y partirá esta misma noche para Gibraltar.
Justo ahora ha entrado un guardamarina francés acompañado de una señorita. Parece dispuesto a dejar su corazón en la Isla. Pagaré la cerveza e iré a ver por última vez la silueta de ese barco. La calle Clavel, en Triana, es un palco privilegiado. Puede acompañarme si quiere. Cuidado con el sombrero, hace un poco de viento.
clavel.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.