El Bazar Alemán

127249307 copia.jpgAyer recordé aquel maravilloso artículo de Ernest Hemingway, titulado “Visita de un veterano al antiguo frente”, en el que decía que no era buena idea tratar de volver a escenarios pasados. Ernest llegó a esta conclusión cuando regresó a Italia y visitó los lugares en los que estuvo durante la Primera Guerra Mundial. Entonces se dio cuenta que nada era como él recordaba.
El artículo vino a mi mente cuando me presenté en Triana con una vieja postal del Bazar Alemán en la mano y traté de localizar el edificio donde estuvo situado. Ya no quedaba nada.
El Bazar Alemán, establecido en 1888, estuvo ubicado en el nº 50, en la esquina de Clavel con Triana. Ahora allí hay un moderno y anodino edificio de siete plantas. Por suerte, en la otra esquina aún se conserva el edificio donde estuvo el comercio de Leoncio de la Torre. En la década de los treinta se hicieron populares entre los turistas que nos visitaban las colecciones de postales tituladas “Vistas de Las Palmas de Gran Canaria”, de venta exclusiva en el Bazar Alemán.
Hoy rescatamos la colección nº 9, que incluía diez estampas de nuestras querida ciudad, realizadas por el fotógrafo Ernesto Baena. Las Palmas se torna desconocida en esas fotografías en blanco y negro. Son lugares por los que transitamos a diario, pero que cuesta reconocer. Hemingway terminó el artículo diciendo: “El pasado está tan muerto como un disco de vinilo roto. Perseguir ayeres es un mal plan, y si necesita comprobarlo, regrese a su antiguo frente”. Tenía toda la razón.
IMG_E2173.JPGIMG_E2175.JPGIMG_E2177.JPGIMG_E2176.JPGIMG_E2178.JPGIMG_E2179.JPG

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.