Publicado el

El vermut canario que enamoró a Berasategui

Davide Musci, de 44 años, se enamoró de Lanzarote desde la primera vez que pisó la isla en un viaje relámpago. Este italiano de Turín, en la región del Piamonte, decidió que haría realidad su sueño, y se instaló en la isla de César Manrique hace ocho años.

Cogió la maleta cargada de ilusión y junto a su familia empezó una nueva vida de la que no se arrepiente. “Pasados los años, estoy convencido de que tomé la decisión correcta”.

Musci, además de ser un tipo alegre y sencillo, es el creador de uno de los mejores vermut que existen, cautivando a ilustres como Martín Berasategui o Ferrán Adriá. Pero antes de alcanzar este éxito en un mundo tan complejo, Musci tiene una dilatada carrera lejos de la gastronomía. “He trabajado durante muchos años en televisión, tanto a nivel nacional como internacional. He sido productor en telediarios y director en programas de gastronomía”.

Tras su experiencia en la tele, decidió lanzarse a su primera gran aventura, un pequeño restuarante en Roma junto a su pareja. Allí estuvieron cinco años, pero “cansados de la vida frenética en una ciudad caótica decidimos mudarnos a esta isla mágica y empezar de cero”.

En Lanzarote comenzó trabajando en el sector turístico e inmobiliario, pero pronto supo que su futuro estaba en otro lado. “Siempre me ha apasionado la elaboración de licores, destilados y vinos aromatizados. Turín es la ciudad donde nació el vermut a finales de 1.700, pero España ha desarrollado una gran tradición”.

Su inquietud le llevó a pensar en crear un vermut utilizando la malvasía volcánica, “consciente de que Canarias tenía que ser representada en este segmento con vermut premium. Mis socios, Luca y Alberto empujaron y la afición se convirtió en negocio”. Tras varios años de prueba, el año pasado sacaron al mercado el primer lote de Vermut Primo.

El comienzo no fue fácil, pero para nosotros fue fundamental el apoyo, la confianza y el conocimiento de Francisco Perdomo, dueño de Bodegas Reymar-Los Perdomos, bodega amparada en la DO Lanzarote”. Además, “con el tiempo también pudimos contar con los consejos de sumilleres, enólogos y dueños de otras bodegas”.

Gracias a la ilusión del equipo y a su buena acogida en la isla, poco a poco el vermut Primo fue dando que hablar. Su identificación con el territorio era innegociable. “Queríamos que Primo fuera un vermut muy anclado al territorio. Con mucho respeto y humildad, hemos decidido utilizar una base vínica de alta calidad manteniendo los matices únicos, tanto en olores como en sabores, de las variedades de la Malvasía Volcánica y Diego intentando mantener las características de las uvas autóctonas del vermut”.

El resultado, un vermut rojo y otro blanco, con caracteres muy diferentes. El blanco es un semiseco, aromático, con notas cítricas y buen balance entre dulzor y amargor.

Por su parte, el rojo es más amargo debido a hierbas como la genciana y el ruibarbo. “Debe su color a la infusión de tuno indio y miel de palma de La Gomera”, apunta Davide. Primo es el resultado de un vermut canario con un toque italiano.

La consolidación del producto llegó de manera inmediata. “Debemos mucho también a Saborea Lanzarote, que promociona nuestra enogastronomía realizando un gran trabajo tanto en Canarias como en el exterior”. Otro de los factores determinantes “es tener distribuidores profesionales y elegir establecimientos de calidad que sepan valorar y ofrecer el producto”.

Para tomarlo, lo mejor es “con hielo y una rodaja de limón, naranja o pomelo y si queremos, una ramita de romero. También se puede dar más fuerza añadiendo cinco gotas de ginebra”.

El mismísimo Martín Berasategui se quedó enamorado de Primo. “El encuentro con Martín Berasategui en Madrid Fusión fue muy emocionante. Quiso conocernos para felicitarnos por nuestro vermut definiéndolo como “¡el mejor vermut que ha probado nunca!”. Actualmente lo tiene en sus restaurantes de Lasarte y Tenerife”. Otra leyenda como Ferrán Adriá también se confesó como admirador de Primo. “Estas cosas nos anima a seguir adelante”.

Para el año que llega, el equipo tiene varios proyectos. “Por un lado, un vino quinado de Listán negro. Un vino excepcional para el final de una buena comida. Por otro, un vermut rojo envejecido a través de crianza oxidativa. Ambos muy sorprendentes y perfectos para maridarlos con queso azul o chocolate negro”.

Sin duda, Davide Musci ha dado con la tecla, pero no ha sido casual. Como él mismo afirma, “tenacidad, perseverancia y sacrificio”. Y por supuesto, talento. Mucho talento.

2 opiniones en “El vermut canario que enamoró a Berasategui”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.