Lo cíclico y lo novedoso

Todos se quejan del país, de la ciudad o del barrio, y repiten que no hay remedio, que somos como somos, que no avanzamos, y no saben que en todos los países, en cada una de las ciudades y en los millones de barrios del planeta se repite el mismo eco y se mira hacia la otra orilla pensando que todo es distinto.

Si quieres un cambio, trata de enfocar tú mismo hacia otro horizonte. Todo lo demás va y viene: un día somos los más fetén del mundo y a los cuatro días cualquier organismo con siglas extrañas te augura el caos a las puertas de tu casa. Luego llega un virus minúsculo y desmonta todo lo previsto por esos conspicuos analistas de la nada, o te cruzas con el amor de tu vida en una esquina y eres el ser humano más feliz de este planeta.

No aguardes a los titulares para activar tu estado de ánimo diario. En todos lados, si viajas, verás que se aparecen las mismas luces y las mismas sombras, y si lees también comprobarás que todo es cíclico. Los únicos novedosos somos nosotros, y también los que no tenemos más historia que el día que nos espera.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.