Estrategias

Estamos descubriendo lo que supone perder la libertad y al mismo tiempo también la estamos valorando como quizá no lo habíamos hecho en los últimos años, la libertad de salir a la calle y poder caminar por donde queramos o la de viajar para empezar de nuevo o para reencontrarnos lejos de nuestros escenarios cotidianos. Tendremos que esperar para volver a disfrutarla pero, entre tanto, es necesaria la aceptación de saber que esa renuncia tiene que ver con nuestra salud y con la salvación de muchos seres humanos. Todos estamos estupefactos, casi maniatados, pero ahora dependerá de cada uno de nosotros la superación más o menos holgada de este encierro.

No hay nadie que no tenga motivos para quejarse, y está claro que a estas alturas todos estamos con el corazón en un puño pensando en el mundo complicado que se empieza a vislumbrar cuando todo esto termine; pero la clave, más que nunca, será el día a día y la página a página de las que hablaba Steinbeck cuando explicaba el proceso de escritura de una novela. Ya hemos dicho que la novela ahora la estamos protagonizando nosotros, y así tendremos que vivir hasta que vaya pasando esta pandemia, tratando de escribir cada día nuestra página más memorable. Podíamos empezar por el amor y por la belleza, para mí es lo más importante después de la salud y de la libertad, por aquella belleza y aquel amor que cantó como nadie Luis Eduardo Aute. Sus canciones pueden servir para no extraviarnos y para que la ternura siga siendo, ahora más que nunca, nuestra más secreta y ansiada estrategia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.