Publicado el

La brisa del Leteo

Todos desaparecen en ese cuarto de baño. Yo nunca miro al espejo cuando entro. Estoy seguro de que desaparecen tras ese cristal engañoso. Luego llegan otros. Dicen que se han ido porque se terminan los contratos temporales, pero yo los veo cuando se acercan al baño y nunca más regresan a su mesa. Soy el único que lleva más de dos años trabajando aquí. No quiero dejar el trabajo. Muchos mueren o desaparecen cuando ya no trabajan. A veces siento como que no tengo ojos y que solo veo desde un vacío infinito que se abre en mis cuencas cuando miro fijamente. Pero aquí no nos miramos nunca los unos a los otros. Solo se miran en los espejos y desaparecen. Todos los muertos. Los que van y vienen a lo largo del tiempo. Alguna vez me llega la lejana brisa del Leteo, ese río de aguas tan cristalinas que se terminan confundiendo con los espejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.