Notre Dame

Montaigne, Victor Hugo, Balzac, Flaubert, Stendhal, Baudelaire o Camus, París, la perfección de quienes trabajaban con una palanca, un cincel y un compás, el sueño de la belleza, todo eso es lo que he sentido siempre en Notre Dame desde la primera vez que la vi, una mañana de primavera de 1991. La imagen del fuego no logra borrar el fulgor de la piedra en la memoria del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.