Los importantes

Se ponían la mano delante de la boca como los futbolistas cuando hablan dentro del campo o como los ministros en el Congreso de los diputados. Hablaban entre ellos en la terraza de una calle peatonal muy concurrida. Los contertulios se tapaban sus labios como si alguien los estuviera grabando con una cámara. La escena era curiosa. Yo nunca he sabido leer los labios, pero imagino que los que estaban embozados temían por el secreto de sus palabras. Si te acercabas, te dabas cuenta de que hablaban de temas triviales y de lo que habían visto por la tele un rato antes. Tantas horas delante de la pantalla los había convertido en una especie de clones a merced de unos gestos que volvían ridículas las conversaciones en mitad de la calle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.