El fotógrafo

Esa niña de la foto eres tú, el mismo gesto, los ojos igual de achinados, y una idéntica mirada inquieta. No sabes lo que tenías delante. Las fotos solo conservan un lado de la vida que viviste, justo lo que estaba detrás y no veías. Lo otro se queda en el misterio del silencio y del olvido. También aquel fotógrafo que no recuerdas. Durante un segundo se convirtió en un dios que inmortalizó tu presencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.