Luces de ciudad

Luisa le decía siempre que dejara una luz encendida toda la noche. Y además no dejaba de repetirle que no hay sueño que no se cumpla si uno es capaz de escribirlo. Luisa estaba empeñada en que las cosas bellas jamás se tocan y en que las luces que uno atisba, como si fueran ciudades lejanas, mantienen despiertas todas las historias que luego soñamos a través de las palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.