Las horas

El tiempo es una entelequia. Contamos las horas como si contáramos monedas, pero las horas vienen desde una lejanía que no somos capaces de concebir con nuestras ciencias. Los pájaros cantaban esta mañana a su misma hora de ayer, y ayer, en una visita a la presa de Las Garzas de Guía, volví a encontrarme con el vuelo de una garza que viaja de Europa a África huyendo del frío. No conoce inviernos ni veranos. Vuela siguiendo la memoria atávica de la naturaleza, ese tiempo que los humanos creemos que nos pertenece sin saber que no somos más que una anécdota en la infinidad del universo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.