El fuego y el abrazo

Cuando llegó el momento final y el fuego los rodeaba solo quedó un gran abrazo en el que refugiarse. Una taberna griega. Un azul intenso en el horizonte del Egeo, un incendio descontrolado y veinte personas fundidas en un gran abrazo. Todo lo que escribamos no llegará nunca a contar la emoción de esa escena tan parecida a lo que aconteció en Pompeya dos mil años antes. A nosotros solo nos queda la paradoja de un escalofrío en el alma ante el fuego que va quemando vidas a su paso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.