El dátil

Se sonó y le salió una pipa de dátil de la nariz. Pensó que podía estar en el pañuelo y no le dio importancia, pero un poco más tarde estornudó y vio cómo caían tres dátiles delante de sus ojos. Cruzó la calle, se adentró en el parque y se colocó justo en medio de dos enormes palmeras que sobresalen por encima de la valla. Es la que está justo en el centro, un poco más pequeña que esas dos palmeras que se ven desde la avenida de la playa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.