Publicado el

El apartamento

En el Apartamento se escucha una explosión. Ella cree que él se ha pegado un tiro, pero lo que se oye es el descorche de la botella de champán que él acaba de abrir para brindar por sus fracasos. Jack Lemmon sale con las manos llenas de espuma cuando Shirley MacLaine lo viene a buscar antes de que se marche de la ciudad. Luego brindan con el champán y sacan la baraja para seguir jugando las cartas del azar y del destino. En esa escena están todos los principios y todos los finales, la vida y la muerte, el abandono y el amor que espera a la vuelta de cualquier esquina, o en ese ascensor en donde Jack (Baxter) veía a Shirley (Kubelik) cada vez que subía a su oficina sin saber que iba a terminar siendo el amor de su vida.

Publicado el

Gepetto

Le dice que tome agua. Él no tiene sed, pero toma agua como si acabara de atravesar un desierto. Hace todo lo que dice. El carpintero no le permite que sea un humano libre aunque lo parezca. Lo sigue viendo de madera todo el tiempo, como esos padres obsesivos que no dejan que sus hijos crezcan.

Publicado el

El hueco

Me pasaba la lengua por ese hueco. Me sabía a ausencia. La ausencia es un agujero en una muela o en el alma. La empastarán y me olvidaré de ese hueco como olvidamos las ausencias cuando las recubre el tiempo. Pero eso será más adelante. Ahora ese agujero parece un abismo insondable, como las pérdidas que todavía palpitan cerca de nuestra carne.