No a la censura en Canarias Radio

Llevo diez años colaborando con Canarias Radio (RTVC), diez años de tertulias, análisis de actualidad, colaboraciones literarias y muy buenos momentos con compañeras y compañeros para los que solo tengo palabras de agradecimiento. Hasta esta semana colaboraba en los programas de José Luis Díaz y de Eugenio González, amigos y, sobre todo, excelentes y admirados periodistas.
Siempre he sido libre de opinar lo que pensaba, siempre, y eso lo tengo que decir en honor a todos los profesionales de la radio, con Miguel M. Guedes a la cabeza. No es para menos, Miguel y yo aprendimos periodismo con los mismos profesionales hace muchos años en Diario de Las Palmas, y creo que honra esta profesión en el día a día de su trabajo. Por eso me duele esta decisión, por todo el personal de una emisora que ha logrado, trabajando con profesionalidad, ir sumando audiencia año tras año.
Pero hay algo que para mí es innegociable. La libertad de expresión, la que recoge el artículo 20 de la Constitución Española, es la esencia del periodismo, y no digamos del periodismo en un medio público que pagamos todos. Mi amigo y colaborador hasta hace unos días en Canarias Radio (también compañero en Canarias 7), Rafael Álvarez Gil ha sufrido un ataque a esa libertad de expresión de la que vengo hablando. Escribió un artículo en el periódico opinando (repito, opinando) libremente sobre la tele autonómica, y la reacción de los mandamases de ese ente público, no de las compañeras y compañeros de la radio, fue ordenar que no se le volviera a llamar por expresar esa opinión que no gustó en esas alturas que olvidan los principios básicos de un estado democrático. Sé que no seré el único que dejará de colaborar a partir de hoy en esa casa en la que llevaba diez años disfrutando de mi pasión por la radio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.