Publicado el

El rally

Me he parado a tomar una cerveza en una terraza. Casi celebro la vida como un superviviente. No me atreví a decirle nada cuando lo veía acelerar y entrar en las curvas como si quisiera matarse. Aquel taxista escuchaba la retransmisión del rally en la radio y se creía que era el que llevaba el volante del coche de carreras. Me salvé porque empezó a nevar copiosamente y suspendieron la prueba. En ese momento se dio cuenta de que era taxista y de que llevaba a un pasajero. Yo le pedí que me dejara bajar según empezó a comportarse con normalidad. Y pedí esta cerveza, y doy gracias a la vida por esa nieve que suspendió el rally de Finlandia hace menos de media hora. Gracias a esa nieve puedo seguir viviendo.

Publicado el

El corte de pelo

No había pedido hora. Me llamaron de la peluquería. Pregunté que dónde estaba y me detallaron la dirección. Ahora estoy sentado aquí, mirando al espejo. El peluquero me pregunta si me corta el pelo como otras veces. Yo no digo nada y él se acerca a buscar las tijeras. Solo veo una sombra en el espejo, como una imagen de humo que parece que se mueve. Luego cierro los ojos y escucho las tijeras. De fondo suena un hilo musical y un secador lejano. Abro los ojos cuando el peluquero me dice que ha terminado. Lo veo a él. Ya no soy una sombra y salgo a la calle dejándome llevar por sus pasos. He tenido muchas caras. A esta le queda bien ese corte de pelo que le han dejado.

Publicado el

Felicidades

Siempre hay algo de regreso en estas fechas, como un eco que lleva las voces de quienes han formado parte de nuestra existencia. Son días de alegrías y de reencuentros, y cada año alegra el alboroto de los niños que siguen creyendo en sus propios sueños; pero no olvidemos a los que no tienen asideros ni a los que no han tenido nuestra suerte. El frío es más gélido en estas fechas aunque vivamos en islas casi edénicas con un cielo azul y un día de verano en pleno invierno. Que la alegría anide en todos los corazones y que los buenos deseos ayuden a construir un mundo más habitable, menos injusto, y mucho menos gregario. Que la vida nos deje compartir muchos ratos de alegría y muchos abrazos.