La confrontación como estrategia

Vivo en un Estado de Derecho y viví el final de una dictadura. Recuerdo la grisura y el miedo, las voces bajas, la falta de libertad, la prepotencia del cacique y las bravuconadas de los franquistas. Pero todo eso fue quedando atrás y logramos consensuar una Constitución, y dentro de la misma hemos vivido en libertad y concordia durante muchos años. Se nos fueron de las manos muchas corruptelas y dejamos que se asentaran demasiadas injusticias sociales, pero siempre sabíamos que en cualquier momento podíamos levantar la mano y tratar de cambiar esas imperfecciones dentro de la propia democracia.
Quizá es necesaria una reforma de la Constitución, pero es que la propia Carta Magna permite ese cambio, nuevamente consensuado y siguiendo las normas que nos permiten convivir a todos desde 1978. El 27 de octubre de 2017 vivimos uno de los peores días para esta democracia, pero creo que ahora más que nunca hay que estar del lado del orden, de la libertad y de las leyes que hemos pactado para vivir en paz y con las mismas oportunidades. El independentismo radical catalán se ha empeñado en repetir una y mil veces, hasta creer su propia mentira, y hasta que sus niños la creyeran como una certeza, que vivimos en un estado opresor y dictatorial. Como siempre, las palabras son las mejores o las peores armas según quien las combine y según qué intereses mueva esas frases y esos sentimientos que tanto gustan a los demagogos.
Nos queda la ley y su cumplimiento. Todo lo demás es imposición, subversión e insolidaridad con quienes convivimos en un Estado de Derecho, no con quienes nos gobiernan sino con quienes cumplimos esas leyes cada día para poder vivir sin que nadie se imponga nunca por la fuerza. Se puede plantear esa reforma constitucional y se puede pactar un referéndum cumpliendo con los deberes y los derechos que emanen de esa reforma, pero lo que han hecho en Catalunya es imponer de una forma irresponsable, ególatra y chulesca, una independencia que tendrá unas consecuencias terribles en la vida de todos nosotros. Y lo peor es que esa decisión se ha tomado a sabiendas de esas terribles consecuencias y de todo lo que conllevará aplicar el artículo 155. No será fácil reconducir esta situación. Los extremistas van siempre un paso por delante cuando saben que la ley les viene pisando los talones. Querían conflicto. Buscaban un enfrentamiento, y eso es lo que han decidido saltándose todas las normas de convivencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.