El cuentapasos

Contó cada uno de sus pasos desde aquel día. Exactamente dos millones trescientos cuarenta y dos mil pasos. No hizo otra cosa en todos estos años. Hoy la volvió a ver y le dijo que era una casualidad ese encuentro inesperado. No le comentó nada de esos pasos. Ella le dijo que lo había echado de menos en todo ese tiempo, pero le dio un beso y siguió de largo. Él volvió a comenzar la cuenta. Los mil primeros pasos sabía que eran los más lentos y tortuosos, y que luego solo tendría que dejarse llevar por la inercia de las matemáticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



El contenido de los comentarios a los blogs también es responsabilidad de la persona que los envía. Por todo ello, no podemos garantizar de ninguna manera la exactitud o verosimilitud de los mensajes enviados.

En los comentarios a los blogs no se permite el envío de mensajes de contenido sexista, racista, o que impliquen cualquier otro tipo de discriminación. Tampoco se permitirán mensajes difamatorios, ofensivos, ya sea en palabra o forma, que afecten a la vida privada de otras personas, que supongan amenazas, o cuyos contenidos impliquen la violación de cualquier ley española. Esto incluye los mensajes con contenidos protegidos por derechos de autor, a no ser que la persona que envía el mensaje sea la propietaria de dichos derechos.